Argentina: La alianza militar con Rusia

Por Rosendo Fraga
En el último año, la crisis de Ucrania desatada por Crimea acercó las posiciones de Moscú y Buenos Aries en la agenda de las relaciones internacionales.

Pero China y Rusia son los dos países extrarregionales con los cuales Argentina ha firmado más tratados bilaterales desde que Cristina Kirchner inició su gobierno el 10 de diciembre de 2007, superando en varias veces a los firmados con Italia, España y EEUU.

La relación militar y bilateral ruso-argentina ha tenido algunos antecedentes recientes. Para varias de las campañas antárticas el gobierno argentino alquiló medios rusos para suplir las limitaciones materiales de las Fuerzas Armadas argentinas, si bien lo hizo a través de compañías privadas. En el último año se compraron tanto helicópteros como patrulleros polares en Rusia destinados al uso en la Antártida, una región en la cual Rusia tiene interés estratégico y de la cual conmemorará en 2019 su descubrimiento por parte de su Armada.

Durante el viaje de la Presidenta se avanzó en acordar la compra de más helicópteros, pero no se realizaron más adquisiciones nuevas.

La «alianza militar», como la ha definido el ministro de Defensa argentino, es un hecho sin precedentes en la relación bilateral.
Desde la Segunda Guerra Mundial, la posición de argentina en la «Guerra Fría» impidió el desarrollo de relaciones militares entre los dos países. Después de la disolución de la URSS se avanzó en varios campos, pero el militar fue quizás el que se demoró más.

Ahora se ha establecido un acuerdo militar amplio que permite el intercambio de personal en diversas áreas, la cooperación amplia en materia de adiestramiento y la puesta en marcha de reuniones periódicas, de los Ministerios de Defensa y los mandos militares.
Pero lo más significativo es el acuerdo para realizar ejercicios militares conjuntos entre las Fuerzas Armadas de los dos países.

Hasta el momento los vienen realizando dos países de la región: Cuba y Venezuela. Ambos han habilitado puertos para el uso de la Armada Rusa, que desde la guerra con Georgia ha desplazado con cierta regularidad buques para realizar ejercitaciones con dichos países.

La Argentina será ahora el tercer país de América Latina en tener una relación de esta envergadura.

En realidad lo que ha firmado no es una «alianza militar,» como se ha dicho, sino más bien un acuerdo amplio de cooperación e intercambio militar. Pero sin duda es un hecho sin precedentes en las relaciones militares de Argentina.

Share Button