Bolivia negocia una salida hacia el Atlántico

Bolivia negocia con Brasil una salida hacia el Atlántico. Se trata de un acuerdo realizado entre ambos países hace 25 años. Técnicos pulen detalles del acceso al puerto de Paranaguá.

Por nuestra Redacción | El acceso para Bolivia al puerto de Paranaguá estaba previsto en un tratado firmado por Brasilia y La Paz en agosto de 1990, pero el Ejecutivo brasileño tardó 15 años en mandarlo a la Cámara de Diputados por razones que «nadie puede explicar», señaló el senador Roberto Requiao.

En la Cámara baja, el acuerdo estuvo una década y fue finalmente aprobado en junio pasado, y entonces pasó al Senado, que «sólo necesitó quince días» para ratificarlo, explicó Requiao.

Bolivia y Brasil darán el mes próximo otro paso hacia la salida al mar para el país andino, con el viaje de una comitiva de técnicos a Brasilia para pulir detalles del acceso al puerto atlántico de Paranaguá, acordado por ambos gobiernos hace 25 años. 

Según lo acordado hace 25 años, Bolivia podrá tener acceso a un «depósito franco» en el puerto de Paranaguá, considerado uno de los más grandes terminales graneleras de América Latina, ubicado en el sureño estado de Paraná.

A través de ese depósito, Bolivia podrá realizar operaciones de importación y exportación y obtendrá una salida directa al océano Atlántico, que le permitirá diversificar su comercio.

Según Requiao, los detalles logísticos serán discutidos por la misión técnica boliviana que viajará a Brasilia en agosto y tratará el asunto con autoridades de la Secretaría de Puertos y del Ministerio de Transporte.

Requiao apuntó que se establecieron unos primeros contactos la semana pasada, cuando el Viceministro de Comercio Exterior e Integración de la Cancillería de Bolivia, Clarems Endara, discutió el asunto con autoridades del gobierno brasileño, durante la pasada cumbre del Mercosur.

Hace décadas que Bolivia le reclama a Chile su perdida salida al océano Pacífico, que pasó a jurisdicción chilena en la guerra del siglo XIX, y el caso llegó ahora a La Haya. Chile considera que el tribunal internacional no tiene competencia para entender en el tema.

Los plazos para que el país andino pueda aprovechar la salida al Atlántico que le ofrece Brasil «ahora dependerán de Bolivia», dijo Requiao, quien sostuvo que el gobierno brasileño tiene plena disposición para agilizar los trámites burocráticos necesarios.

Uno de los aspectos a negociar en agosto son las dimensiones del espacio que será cedido al «depósito franco» para Bolivia, así como los costos de esas instalaciones.

Share Button