La Aduana de la Droga

Una funcionaria de la Aduana, que ayer declaró en el juicio de la causa Carbón Blanco, sugirió que la tonelada de cocaína exportada a Europa estuvo guardada durante 30 días en el Puerto de Buenos Aires. Semejante maniobra no podría haberse realizado sin la complicidad del organismo de contralor que depende de Ricardo Echegaray.

Hoy | El juicio oral que se está siguiendo por la causa Carbón Blanco, iniciada a raíz del envío de una tonelada de cocaína a Europa, está poniendo de manifiesto lo que, desde hace meses, venimos alertando en el diario Hoy. Nos referimos, concretamente, a la mayúscula complicidad que tuvo y tiene la Aduana -organismo que forma parte de la AFIP que conduce Ricardo Echegaray- ante el exorbitante crecimiento del narcotráfico en la Argentina durante la era K.

Ayer trascendió que una testigo sugirió, durante el juicio que se realiza en los tribunales de la ciudad chaqueña de Resistencia, que los contenedores que iban a ser embarcados a Europa pudieron haber sido acondicionados con cocaína mientras estuvieron depositados en el puerto de Buenos Aires. Asimismo, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Chaco aceptó incorporar nuevas pruebas que certifican los vínculos entre los acusados y fijó para la semana que viene la realización de los alegatos.

Fuentes judiciales aseguraron que los jueces Eduardo Belforte, Ramón Luis González y Aldo Alurralde escucharon la declaración de los últimos tres testigos que estaban citados en el marco del juicio: Juan Hilario Ortíz, un verificador de la Aduana de Chaco; Héctor Daniel Barboza, el ex jefe de la División Narcotráfico e Investigaciones Especiales de la Aduana Regional Resistencia; y Alicia Carbone, también verificadora de Aduana. Justamente, esta última testigo sembró dudas sobre el lugar donde se colocó la droga dentro de los contenedores cargados con el carbón proveniente de Chaco y hasta sugirió que se pudo haber ocultada en el puerto de Buenos Aires donde los mismos permanecieron depositados 30 días, pese a figurar en el sistema de la Aduana como embarcados.

Semejante maniobra no se podría haber realizado sin la complicidad de las máximas autoridades de la Aduana, el organismo de contralor que debería dedicarse a prevenir y combatir este tipo de maniobras delictivas. Hasta marzo de este año, esta dependencia estuvo a cargo de Carlos Sánchez, un contador de estrecha confianza del gobernador chaqueño y ex jefe de Gabinete de la Nación, Jorge Milton Capitanich, salpicado por sus supuestos vínculos con el caso. La renuncia de Capitanich como ministro coordinador conllevó el alejamiento de Sánchez, que fue reemplazado por un personaje que tienen vínculos aún más estrechos con los principales implicados en la causa Carbón Blanco. Nos referimos a Guillermo Michel, la mano derecha de Echegaray, quien fue denunciado en reiteradas oportunidades por haber orquestado desde la AFIP operativos de aprietes contra jueces, opositores y medios independientes (ver aparte).

Si bien en el juicio se tiene como principal hipótesis que la droga era camuflada en cargamentos de carbón vegetal, tarea que supuestamente se realizaba en la localidad chaqueña de Quitilipi, existen sospechas de que -en realidad- muchas de las maniobras se llevaban a cabo mucho más cerca de la Capital Federal. Más precisamente, en la localidad de Capilla del Señor, partido de Exaltación de la Cruz, ubicada a 137 kilómetros de La Plata. Asimismo, en la investigación judicial, no se avanzó en el entramado de empresas que habrían intervenido para lavar los millones recaudados con la venta de droga. Precisamente, en este punto, en caso de profundizarse las pesquisas, podrían quedar seriamente implicados Capitanich, Michel y agentes de la ex SIDE que estarían vinculados con Carlos Alberto Salvatore (uno de los principales acusados en la causa, que está siendo enjuiciado).

“El accionar Michel al frente de la Aduana es nulo de toda nulidad. Y esto resulta muy lamentablemente al ver cómo se están incautando embarques de hasta 3.000 kilos de cocaína en países como Holanda, España, Italia y hasta en Ghana. Este último es un país que es muy buscado por el narcotráfico por no tener buzos tácticos. Los narcos pegan la droga en los cascos de los barcos y a partir de ahí la envían a diferentes países de Europa por tierra”, le dijo a Hoy el titular de la Asociación Antidrogas Argentina, Claudio Izaguirre. Y remarcó: “estamos viendo como la Aduana no está haciendo absolutamente nada para detener los embarques de cocaína que se dan de muchas formas diferentes, como es el camuflaje con harina de pescado que se realiza en el puerto de Mar del Plata. Lo importante es ir y frenar el accionar narco en los puertos y la Aduana debe cumplir ese papel central que evidentemente no lo cumple, sino que por el contrario, en muchos casos, varios de sus integrantes terminan siendo cómplices del accionar de los narcotraficantes”.

Si a este panorama se le suma las fronteras sin radarizar, que son verdaderos coladores, y las miles de pistas clandestinas que existen en todo el territorio nacional, la situación se torna cada vez más preocupante. Los mercaderes de la muerte están encontrando, en la Argentina, un verdadero paraíso para el desarrollo de sus actividades delictivas.

Conexiones narco de Guillermo Michel

Uno de los procesados en la causa Carbón Blanco es el abogado Carlos Salvatore y su esposa Susana Vallés, quienes conformaron sociedades –que habría servido para lavar dinero narco- utilizando los servicios de una letrada llamada Ana Cristina Palesa que también intervino en empresas integradas por el propio Michel que, se sospecha, también podrían haber servido como pantallas para lavar dinero de origen ilícito.

Las empresas de Michel, rubricadas por Palesa, son: AGE SA, Rapp Collins Worldwide SA, Panza Verde SA, Comercializadora de Combustibles del Litoral SA, Sandebus Inversiones SA, Riga Transporte SA, NP Fotografía, WM Zurich, La Barranca de Gualeguaychú SA, CAF Jauser SA, PNA SA, Inspire Group SA y Flechas de Los Andes SA. También intervino en Baco Inversiones SA, una sociedad comercial que hasta el año 2010 tuvo como socios a Michel y al actual senador kirchnerista Pedro Guastavino, que es oriundo de Gualeguaychú al igual que el flamante titular de la Aduana.

En tanto, las empresas de Salvatore, rubricadas por Palesa, son: Katrine SA, Sacasi SA, KA&SO SA, LC Producciones SRL, CS Entertainment SRL, Lugin SRL, Libres del Sud 2079 SA, NS Administraciones SA, Anisa SRL, Gral Paunero 2256 SA, Milenio Bienes Raíces, Pure Visión SA, Automotores Los Alpes SA, Saint Maxime SRL, Aristóbulo del Valle 2480 SA, Milenio Motors SA, Maipú 250 SA y Manos Digitales Animation Studio SA.

Cabe destacar que la diputada Carrió denunció a Michel en el congreso por sus conexiones con Carbón Blanco y también lo vinculó con negocios oscuros de la ex SIDE. “Yo sigo sosteniendo lo que dije en el congreso, y están los papeles que así lo demuestran. Todas las sociedades de Carbón Blanco están vinculadas a la SIDE y a la política. Tenemos el registro de todas las sociedades”, afirmó Carrió ante una consulta de Hoy realizada hace algunas semanas.

Cabe destacar que el informe realizado por la legisladora porteña Paula Oliveto, que sirvió de base para las denuncias que viene realizando Carrió, fue presentado por el diario Hoy como uno de los elementos de prueba en la denuncia que tramita en el Juzgado Federal Nº 3 de La Plata. La demanda apunta a que se investiguen distintos hechos de corrupción que se están registrando en la AFIP que no solamente se relacionan con el narcotráfico, sino también con la conformación de empresas fantasmas por parte de funcionarios del organismo recaudador y diferentes maniobras tendientes a enriquecerse ilícitamente a costa del erario público, entre otros delitos.

Share Button