Aduana : Crece el descontrol narco

Aduana. El reciente hallazgo en Italia de 50 kilos de cocaína embarcadas en nuestro país sacó a la luz las relaciones que existen dentro de la estructura de la AFIP con los mercaderes de la muerte. Radiografía de un sistema corrupto.

HOY | El hallazgo de casi 50 kilos de cocaína que iban a ser comercializados por la mafia italiana, encontrados en Europa por fuerzas de seguridad en un buque que había salido desde la Argentina con un cargamento de calamares provenientes de Mar del Plata, sigue dando mucha tela para cortar.

A medida que se conocen detalles del contrabando, va saliendo a la luz los estrechos lazos que unen a narcotraficantes, empresas pesqueras que actuarían como pantallas de este tipo de operaciones y las máximas autoridades de la Aduana, un organismo que forma parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que conduce el controvertido Ricardo Echegaray.

Tal como viene informando Hoy, Guillermo Michel, titular de la Aduana desde marzo pasado, es la mano derecha de Echegaray. Hombre vinculado a la ex SIDE, y sindicado de haber sido el ideólogo de los aprietes de la AFIP contra medios independientes y contra el presidente de la Corte Suprema (Ricardo Lorenzetti), Michel tendría conexiones con Carlos Alberto Salvatore, un abogado que está siendo enjuiciado en la causa Carbón Blanco, acusado de haber lavado decenas de millones de dólares del narcotráfico a través de empresas fantasmas. Asimismo, el titular de la Aduana también tiene conexiones con el uruguayo Jorge Lambiris, un ex pirata de asfalto que se recicló como uno de los principales empresarios dedicados al negocio de los depósitos fiscales.

Distintas fuentes consultadas por Hoy aseguraron que, en Mar del Plata, actualmente estarían funcionando los mismos escáneres que fueron denunciados, hace dos años, por la Auditoría General de la Nación debido a que no sirven para detectar la presencia de estupefacientes. “Del relevamiento llevado a cabo surgió que ninguna de las terminales cuenta con escáneres cuyo software permita diferenciar entre elementos orgánicos e inorgánicos”, consignó la AGN. Acto seguido, la Aduana aceptó esa situación mediante su respuesta oficial: «se encuentran bajo análisis de las áreas pertinentes las recomendaciones efectuadas». Pero, dos años después de haberse dado a conocer el informe, nada cambió. Incluso, la situación es aún peor porque nuestro país dejó de ser un lugar de paso de los narcotraficantes, para convertirse en un centro de producción de estupefacientes a gran escala.

Fuentes de la marina mercante de Mar del Plata consultadas por Hoy, que pidieron mantener en reserva la identidad para evitar sufrir represalias tanto de la AFIP como de los mercaderes de la muerte que manejan el negocio narco en la Costa Atlántica, relataron que las terminales portuarias se han convertido en tierra de nadie. No sólo en La Feliz, sino también en casi todos los puertos del país. “La mayoría de las veces las cargas se hacen sin los aduaneros, por la madrugada”, dijeron.

“Existe un familiaridad atroz entre empresarios amigos del poder, que utilizan empresas pesqueras como pantallas, y funcionarios de la Aduana, que no sólo abarca el tráfico de cocaína. Por ejemplo, una típica maniobra es declarar que se va exportar una variedad de pescado, como puede ser merluza filet, pero dentro del buque va merluza filet interfoliado, sin espinas, que es un producto mucho más caro en la posición arancelaria. De esta manera, se hace una evasión millonaria”, agregaron.

Para que pueda instrumentarse este sistema, necesariamente, tiene que existir falta de controles. “El personal de la Aduana no escanea el buque, sino sólo la carga. El escáner de Mar del Plata es de la clase que la AGN dijo que no detectaba alcaloides. Los aduaneros van a las empresas y, en muchos casos, hasta se saludan con un beso. Por eso hasta van sin perros. Por eso, todo indica que cuando cargaron el conteiner con los 50 kilos de cocaína, no había nadie en el lugar supervisando”, afirmaron.

Los precintos también están en la mira. Las autoridades italianas informaron que el precinto del contenedor que llevaba los 50 kilos de cocaína sería de origen brasileño dando a entender que la droga había sido introducida mientras la carga hizo trasbordo a la espera del viaje final a Europa.

Roberto Maturana, especialista en temas marítimos, viene denunciando este tipo de irregularidades desde hace años. De hecho, hizo una presentación judicial en el año 2013 por los escáner que no controlan, que actualmente duerme el sueño de los justos en un cajón de los tribunales marplatenses. “Todos los que vivimos en el ambiente portuario, agencias marítimas, despachantes marítimos, Aduanas, Prefectura, etc., sabemos plena y fehacientemente que los conteiner que se consolidan las exportadoras no los verifica nadie. Y además sabemos que los precintos se duplican y tienen un sistema absolutamente puenteable”, le dijo Maturana a Hoy. En definitiva, luego de 12 años del gobierno K, los únicos privilegiados, son los narcos.

Un pirata en la mira

Este año, otro informe de la AGN, puso la lupa sobre los Precintos Electrónicos de Monitoreos Aduanero (PEMA) que comenzaron a utilizarse para controlar las cargas de importación que circulan por territorio nacional. En ese sentido, tal como informó nuestro diario el pasado 19 de mayo, el organismo de contralor puso la lupa en las deficiencias de los precintos electrónicos que son provistos por la firma RSI Group S.A, que imposibilitan “el conocimiento fehaciente de la trazabilidad de la carga, los desvíos de ruta, las detenciones, las novedades, contingencias o alarmas que se establezcan en el curso de las operaciones”.

RSI Group es una empresa integrada por varios personajes vinculados al kirchnerismo como Sergio “El pelado” González (vicepresidente de la empresa) e Ignacio Miguel Jiménez (presidente) y Miguel Ángel Jiménez (director suplente). Estos dos últimos, que son padre e hijo, llamativamente son proveedores de la AFIP cuando figuran en los registros del Banco Central por emitir cheques sin fondos.

A finales de 2013, “El pelado” González compartió vacaciones con Ricardo Echegaray y Jorge Lambiris en Río de Janeiro. El empresario también comercializa los dispositivos P-Lock que auspiciaban el parabrisas de Mauricio Lambiris, el hijo del ex pirata del asfalto que competía en el TC Pista y actualmente forma parte de las competiciones de Turismo Carretera.

Share Button