Niembro: denunciado por lavado de dinero

La Procelac a cargo del Fiscal General Carlos Gonella denunció al candidato del PRO Fernando Niembro por inconsistencia en el manejo de activos. Solicitaron que la causa sea remitida a la Justicia Federal.

Por nuestra Redacción | La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) a cargo del Fiscal General Carlos Gonella, presentó esta mañana una denuncia contra el periodista y candidato del PRO Fernando Niembro; recayó en el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 23, pero solicitaron que la causa sea remitida a la Justicia Federal por considerar que podría haber incurrido en el “delito de lavado de activos”, desembarcando entonces en el Juzgado Federal N° 7 de Sebastián Casanello.

gonella
          Fiscal Carlos Gonella

La denuncia presentada por Gonella y el Coordinador y Fiscal ad hoc del Área Operativa de Delitos contra la Administración Pública, Milton Khaski, según expresaron, no deja lugar a dudas “Nos hallamos por el momento frente a un universo de 164 contrataciones adjudicadas por el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a favor de ‘La Usina Producciones S.R.L.’ por un monto total de $19,473,878,30 que nunca fueron otorgadas a través del mecanismo de licitación pública”. También denunciaron al Jefe de Gabinete de CABA Horacio Rodríguez Larreta por incumplimiento de los deberes de funcionario público e imputaron a las Ministros de Desarrollo Social Carolina Stanley, de Salud Gabriela Mabel Reybaud, y al Secretario de Comunicación Social Facundo Gaytán.

El escrito de los Fiscales Gonella y Khaski detalla que Fernando Niembro y su socio Alberto Meza fueron beneficiarios de esos contratos gracias al Decreto 556/2010 que ordena que las “operaciones impostergables” que aseguren servicios esenciales deban llevarse adelante a través de contrataciones directas y así evitar los procedimientos establecidos por la ley 2095 de la Ciudad de Buenos Aires (CABA); subrayando expresamente que “la realización de encuestas o el reparto de folletería no pareciera estar encuadrado en ese régimen excepcional que se transformó en una suerte de regla inalterable”.

Share Button