EL AÑO DE LOS CUATRO PRESIDENTES

Se cumplen 42 años del tercer triunfo electoral del Teniente General Juan D. Perón. También un 23 de Septiembre, se conmemora el “Día Nacional de los Derechos Políticos de la Mujer”.

Por Oscar Dufour | (*)                                twitter DufourOscar

El 23 de septiembre de 1973, el General Juan Domingo Perón era elegido con el 62 por ciento de los votos por tercera vez Presidente de la Nación, imponiéndose en todos los Distritos del País. Tras un largo exilio de 18 años pero en medio de una feroz y violenta interna desatada en el seno del Partido Justicialista, que 48 horas después de aquel triunfo, del cual hoy se cumplen 42 años, se agravó con el asesinato del Jefe de la CGT el cro. José I. Rucci, considerado pieza clave en el “Proyecto Político” del líder de nuestro Partido a su vuelta al País.

Recordemos previamente, que tras el derrocamiento en 1955 del General Perón, Argentina inició una etapa de inestabilidad y agitación política, con dos golpes de Estado de por medio, y que parecía haber llegado a su fin cuando el Presidente de facto, TGrl. Alejandro A. Lanusse, convocó a elecciones generales para el 11 de Marzo de 1973, habilitando de nuevo la participación del Peronismo aunque no de nuestro líder natural, que no podía ser candidato, quedando de esta manera proscripto. “Perón había decidido entonces que Héctor J. Cámpora, debía encabezar la formula junto al conservador popular Vicente Solano Lima” y creó el “FREJULI”, Frente Justicialista de Liberación, herramienta electoral que los llevó al triunfo en esas elecciones de Marzo de 1973. Así, trató de poner en marcha un plan para recuperar el poder sin ser Presidente, en un intento además de pacificar los ánimos. Sin embargo, al desvirtuarse la esencia peronista por la violencia política que comenzaba a asomarse con más fuerza y la influencia de la extrema izquierda sobre Cámpora, copando todos los estamentos del Estado, llevaron al Gral. Perón al regresar, y contra su voluntad pese a las primeras complicaciones en su salud, a ser proclamado nuevamente candidato a Presidente de la Nación.

En esa línea de tiempo, testimonian quienes estuvieron a su lado, que cuando el Gral. Perón había decidido reemplazar a Héctor Cámpora, se dio cuenta “que no tenía otro candidato que él mismo”. Y agregan que “las circunstancias lo obligaron a ser de vuelta Presidente”. Su regreso al País en ese agitado 1973 fue en el marco de la denominada “masacre de Ezeiza”, que desnudó la grave crisis desatada por los ‘infiltrados” en nuestro Partido Justicialista que creó en 1945, y que terminó con la renuncia de Cámpora después de apenas 49 días en la Casa Rosada. Lo reemplazó interinamente el titular de Diputados, Raúl Lastiri, quien con expresas instrucciones, convocó a nuevas elecciones para el 23 de septiembre. Ese fue el año de los cuatro Presidentes -Lanusse, Cámpora, Lastiri y Perón-, un récord superado sólo en 2001 donde hubo en menos de un mes 5 Jefes de Estado.

El Gral. Juan D. Perón, quien fue acompañado en la fórmula por su esposa María Estela Martínez, sacó el mayor porcentaje de votos que tuvo un candidato Presidencial en la historia del País, y a pesar del gran apoyo de la oposición política, principalmente del radicalismo liderado por el Dr. Ricardo Balbín, no le alcanzó para frenar la violencia de los grupos guerrilleros. Dos días después de esa contundente victoria electoral, el Secretario General de la CGT el cro. José Ignacio Rucci fue asesinado, acribillado en plena calle. Este cobarde asesinato cuya autoría le pertenece a la organización Montoneros, marcó un quiebre en la historia partidaria y una grieta en la Argentina, que hasta nuestros días pese al esfuerzo de muchos no ha logrado enmendarse; pero esta cruel muerte, por su importancia, seguramente va a ser motivo de otras especiales y puntuales consideraciones.

El 23 de Septiembre, se conmemora el “Día Nacional de los Derechos Políticos de la Mujer”

También un 23 de septiembre, pero de 1947, Evita debutó en el balcón de la Casa Rosada para hablar ante una multitud convocada por la CGT celebrando el voto femenino. Comenzaba a sonar estridente y metalizada por los altavoces, aquella voz enérgica que quedaría para siempre en el recuerdo de todos los argentinos, los que la amaban y los que la odiaban. Aquella voz inconfundible dijo entonces: “Mujeres de mi Patria, recibo en este instante de manos del Gobierno de la Nación la Ley que consagra nuestros Derechos Cívicos.” Y remarcó que se trataba de una “victoria de la mujer sobre las incomprensiones, las negaciones y los intereses creados de las castas repudiadas por nuestro despertar nacional”. Ese 23 de septiembre, fue promulgada la denominada “Ley del Voto Femenino” (número 13.010), que se puso en práctica en las elecciones del 11 de noviembre de 1951, en la que votaron 3.816.654 mujeres (el 63,9 % lo hizo por el Partido Justicialista, el 30,8 % por la Unión Cívica Radical). Más adelante, en 1952, las primeras 23 Diputadas y Senadoras ocuparon sus bancas representando al Partido Justicialista. Por Ley 24.785 del año 1997, se estableció que el día 23 de septiembre de cada año en la República Argentina, se conmemore el “Día Nacional de los Derechos Políticos de la Mujer”, en homenaje a la sanción de la mencionada Ley que estableció el voto femenino.

Consideraciones finales

Luego del asesinato de José I. Rucci, el General Perón no volvió a ser el mismo, muy triste por la muerte de su “hijo” como él mismo lo describía, y las responsabilidades de su investidura que lo obligaban a un trajín que no eludía, que afrontaba gallardamente, pero que día a día fue apagando su vida.

El pueblo argentino, le brindo hasta el último de sus días, amores y odios; de él muchos de los que no lo quisieron, dijeron muchas cosas, algunas pudieron ser ciertas; pero más tarde o más temprano reconocieron la importancia de haber instalado en una sociedad que carecía de todo, los Derechos más importantes y necesarios, en especial para los más desposeídos.

Jamás pudieron arrancar del corazón de su pueblo, pese a las injustas persecuciones, el sentimiento Peronista que siempre llevo en su pecho con bravura, y pese a que a veces venían degollando, el ¡Viva Perón Carajo!.

Es que el Peronismo no se aprende ni se proclama, se siente y se comprende.

(*) Periodista y Presidente del Consejo Superior de la Agrupación Nacional de la Reconquista Peronista.

     twitter DufourOscar

Share Button