Un guiño clave: la respuesta que festejó toda la concurrencia

Por Francisco Olivera |

Todo estaba por terminar y, cosa infercuente, el Presidente de la Unión Industrial Argentina, Adrián Kaufmann, levantó la mano. Raro: en general los encumbrados no se exponen con preguntas en estos almuerzos. Pero la atmósfera de ayer en el Alvear era en todo sentido postelectoral: Sergio Massa, el orador, no es desde hace diez días más que un diputado nacional, y además había alentado a todos a perder la costumbre del silencio. «No tengan miedo, que se terminó la Argentina del miedo: pregunten con total libertad», soltó, y recibió una ovación.

Kaufmann abordó entonces una vieja perturbación empresarial. «¿Derogarías la ley de abastecimiento?», dijo. Tema que llegó a ser muy espinoso hace un año, cuando el kirchnerismo llegó a plantear que se jugaba poco menos que el destino de la Patria frente a las corporaciones, y que perturba desde entonces al establishment.

Massa sonrió con un dejo de ironía. «En el Frente Renovador cuestionamos esa ley en soledad», empezó, y fue interrumpido por Adelmo Gabbi, líder de la Bolsa, que estaba a la derecha de Kaufmann. «¡Nooooo, nosotros peleamos!», lo corrigió.

El resto de la mesa acompanó con un gesto de aprobación. La ocupaban Eduardo Eurnekian (Corporación América), Jorge Brito (asociación de bancos de capital privado de la Argentina), Luis Etchevehere (Sociedad Rural), Alejandro Bulgheroni (Pan American Energy), Adrián Werthein (grupo Werthein) y Juan Chediak (Cámara de la Construcción), entre otros, muchos de los cuales acudieron en su momento, a través del Grupo de los Seis, a la Justicia contra la ley de abastecimiento aprobada por el Congreso.

«Bueno -asintió Massa-. Estamos en contra de esa ley. Esperamos que el próximo presidente se anime a enviar al Parlamento un proyecto de ley para derogarla».

El auditorio volvió a aplaudir. Aunque, para ser justos, el aire de distensión se respira en estos foros bastante antes del almuerzo de ayer.

Share Button