El ajuste salvaje del Gobierno de Macri no cierra sin represión

“A los que quieren la Provincia de la violencia les vamos a responder con firmeza y límites democráticos”, dijo la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal al encabezar una reunión de gabinete ampliado en el Distrito de Vicente López. Surge así como la voz del Gobierno Nacional y anticipa lo que sucederá en un futuro cercano. El ajuste salvaje del Gobierno de Macri no cierra sin represión

Por Oscar Dufour |                                     twitter DufourOscar

Seis meses fueron más que suficientes para ver y sentir en carne propia que es lo que pretende el Gobierno Nacional, donde las promesas de campaña de su brazo electoral, el Frente CAMBIEMOS quedaron para la foto, y lograr de esta manera el bastardo objetivo de a cualquier costo acceder al poder. Cuando refiero a cualquier costo, literalmente expreso, que mintieron sabiendo que nada de lo que prometían era verdad.

La “pobreza cero” y el “diálogo entre los argentinos” fueron sus puntales, para tratar de convencer entonces a un electorado mayormente incauto, que se dejó seducir por propios y ajenos. Pero claro, ni Mauricio Macri, ni María Eugenia Vidal, por mencionar los más representativos del Gobierno, expresaron lo que en realidad tenían proyectado realizar en caso de acceder a las primeras magistraturas nacional y provincial, donde los decretazos, el veto, los tarifazos, los más de 300.000 despidos, el cierre de más de 5000 comercios y Pymes, la altísima inflación, la licuación del salario, las marchas y contramarchas de las medidas gubernamentales, la aficionada improvisación, el evidente hambre de muchos de nuestros conciudadanos, donde se incrementó notablemente la prioridad de los chicos comer en las escuelas por sobre el estudio, y ahora anticipar por boca de Vidal que “vamos a responder con firmeza y límites democráticos”, que traducido al criollo significa “vamos a reprimir al que se oponga”, concluyen que todo el voluntarismo y las promesas de campaña, caducaron el mismo día que asumieron sus funciones.

No es necesario recordar que al ajuste salvaje realizado, el Gobierno de Mauricio Macri no consigue aprobar en el Congreso Nacional las medidas necesarias para avanzar también en un ajuste fiscal, donde de esta manera, el panorama político gubernamental se complica cada vez más, donde un factor central a enfrentar no es el político, sino el gremial, donde los trabajadores están decididos con firmeza a enfrentar el ajuste, ya que las organizaciones sindicales -particularmente en la Provincia de Buenos Aires- articulan unidas, y resisten con la legítima aspiración de no retroceder en lo conquistado, en especial durante la última década. Los tarifazos, merecen un renglón aparte, donde existe una alta probabilidad que en esta oportunidad el conflicto en puerta sea con los ciudadanos comunes, ya que los amparos que los Jueces dieron lugar en distintas regiones del País, y que el oficialismo está apelando a la instancia de Justicia Superior, provoquen medidas de “acción directa”, que concluyen en los cortes del suministro de luz y gas a los usuarios afectados. Veremos entonces, que rol juegan las cúpulas sindicales nacionales que hasta ahora más allá del “maquillaje en la protesta”, pareciera que dejan pasar el ajuste sin oponerse como históricamente lo han realizado las centrales obreras.

La confusión deja en evidencia tanto al Gobierno Nacional y provincial, en sus actos públicos, a modo de ejemplo cito lo que considero “subestimar” la inteligencia del Santo Padre, al donar a “SCHOLAS” una organización pontificia que combate la exclusión a través de la educación el deporte y el arte, la suma de 16 millones, cifra que inmediatamente fue conminada a su devolución, “el Gobierno argentino tiene que acudir a tantas necesidades del pueblo, que no tienen derecho a pedirle un centavo” expresó el Jefe de la Iglesia Católica.

Según la lectura de los actos de Gobierno, el prometido “diálogo entre los argentinos” fue reemplazado por lo que sin dudas se podría calificar como una provocación innecesaria; basta recordar el descuelgue o traslados de cuadros, entre otros como el de Don Juan Manuel de Rosas, Juana Azurduy, Manuel Belgrano, y Néstor Kirchner; donde pareciera que a la Argentina criolla que representan, -con todo el legítimo debate que sus figuras proponen-se contraponen los falsarios herederos del mitrismo.

En conclusión: Años atrás, algunos analistas políticos realizamos un estudio donde pretendimos dividir a la Argentina; para su estudio en épocas anteriores, presentes, y futuras, en tres etapas; donde las denominamos en 1º lugar como Violencia política, donde sin dudas encuadrábamos los ’70; en 2º lugar la etapa de Violencia Social, que la continuó hasta el presente; y la 3º y última en la que denominamos Violencia económica, que lamentablemente todo indica que emerge y muy probablemente se instale con la gestión gubernamental del Presidente de la Nación Mauricio Macri.

La pregunta entonces, es para quien oficia de vocera del Gobierno la Gobernadora María Eugenia Vidal ¿Quiénes son entonces los verdaderos violentos?

Los que quieran oír,  que oigan …

      twitter DufourOscar

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.