Archivos de la categoría Iglesia

Francisco invitó a construir la nueva justicia social y ratificó ante jueces de América y África que el derecho de propiedad es secundario


| Vaticano | «La nueva Justicia Social». «La tradición cristiana nunca reconoció como absoluto e intocable el derecho a la propiedad privada y subrayó siempre la función social de cualquiera de sus formas».


 

|El papa Francisco ratificó este lunes que el derecho de propiedad privada es «un derecho natural secundario derivado del que tienen todos», que nace a su vez del «destino universal de los bienes creados» y afirmó que «la tradición cristiana nunca reconoció como absoluto e intocable el derecho a la propiedad privada».

A la vez, destacó en cuanto a la propiedad que la doctrina cristiana «subrayó siempre la función social de cualquiera de sus formas».

El Pontífice instó además a que «repensar la idea de la justicia social» se haga «siendo solidarios y justos» y «luchando contra quienes niegan los derechos sociales y laborales, contra esa cultura que lleva a usar a los demás, a esclavizar a los demás, y termina en quitar la dignidad de los demás».

En un videomensaje que envió a la Conferencia Internacional de jueces miembros del Comité por los Derechos Sociales de África y América, que adhieren a la doctrina franciscana, el Papa destacó la necesidad de asumir el «compromiso incondicional» de «hacernos cargo del dolor del otro y no resbalar hacia una cultura de la indiferencia».

Dijo que «justos» son «los que hacen justicia, sabiendo que, cuando resolviendo en el derecho, damos a los pobres las cosas indispensables no les damos nuestras cosas, ni la de terceros, sino que les devolvemos lo que es suyo». Y aseguró que «hemos perdido muchas veces esta idea de devolver lo que les pertenece», al reflexionar sobre «La construcción de una nueva justicia social», el tema central del encuentro.

«Es muy difícil poder construir la justicia social sin basarnos en el pueblo», dijo, y señaló que «desde el Evangelio, lo que a nosotros creyentes Dios nos pide es ser pueblo de Dios, no élite de Dios. Porque los que van por el camino de la ‘elite de Dios’, terminan en los tan consabidos clericalismos elitistas que, por ahí, trabajan para el pueblo, pero nada con el pueblo, sin sentirse pueblo».

En su mensaje grabado a los magistrados, el Papa enumeró «un conjunto de ideas y situaciones» que a su juicio constituyen, las bases sobre las que debería sostenerse «una íntegra revisión conceptual la idea de justicia», y les sugirió que «al momento de repensar la idea de la justicia social, lo hagan siendo solidarios y justos».

Pidió que sean «solidarios al luchar contra las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, de tierra y de vivienda. Techo, tierra y trabajo, las tres ‘T’ que nos ungen dignos, luchando, en suma, contra quienes niegan los derechos sociales y laborales», contra «esa cultura que lleva a usar a los demás, a esclavizar a los demás, y termina en quitar la dignidad de los demás».

La nueva justicia social

Jorge Bergoglio invitó a construir la «nueva justicia social asumiendo que la tradición cristiana nunca reconoció como absoluto e intocable el derecho a la propiedad privada y subrayó siempre la función social de cualquiera de sus formas».

Puntualizó entonces que «el derecho de propiedad es un derecho natural secundario derivado del derecho que tienen todos, nacido del destino universal de los bienes creados. No hay justicia social que pueda cimentarse en la iniquidad que supone la concentración de la riqueza».

El Papa aseveró que «no podemos pensar desconectados de la realidad» para construir una nueva justicia social, por lo cual señaló a los juristas que «no debieran perder de vista el angustiante cuadro en el que una pequeña parte de la humanidad vive en la opulencia, mientras que a una cantidad cada vez más numerosa le es desconocida dignidad y son ignorados o violados sus derechos más elementales».

En un mensaje previo de salutación, definió a los juristas como «poetas, que frente a cada sentencia tienen la feliz posibilidad de hacer poesía, que cure las heridas de los pobres, que integre el planeta y que proteja a la madre tierra, que repare, redima y nutra», y que «ninguna sentencia puede ser justa y ninguna ley legítima si lo que produce es más desigualdad, pérdida de derechos o violencia».

Dio la bienvenida a los participantes de la reunión, que se realizó a través de una videoconferencia, Janet Tello Gilardi, jueza de la Corte Suprema del Perú, y luego monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias del Vaticano, destacó que el Poder Judicial debe ser «independiente de los otros poderes» y que para los católicos una de las principales virtudes es ser justo».

El presidente del Comité Panamericano, el juez argentino Roberto Gallardo, revalorizó el papel de los magistrados para repensar una nueva justicia social. En el cierre del panel de este lunes habló Eugenio Zaffaroni, exjuez de la Corte Suprema de Justicia de la Argentina.

     
 

Share Button

Francisco ratifica que seguirá luchando contra la «casta pecadora» de corruptos en la Iglesia y adelantó cambios en el Vaticano


| Vaticano | Reforma. Francisco sostuvo en una entrevista con un medio italiano que no dejará de hacerlo hasta desterrarlos y confirmó su compromiso de reforma de la curia. También adelantó que habrá más cambios en las estructuras financieras y económicas de la Santa Sede.

 

|El Papa Francisco ratificó este viernes este su lucha contra la corrupción en la Curia romana, denunció la existencia de una «casta pecadora» en la Iglesia, y adelantó nuevos cambios en las estructuras financieras y económicas del Vaticano, en medio de los escándalos por supuestas irregularidades financieras de parte de un cardenal y cinco colaboradores.

«No creo que pueda haber una sola persona, dentro y fuera de aquí, que se oponga a erradicar la mala planta de la corrupción», planteó el pontífice en declaraciones al sitio italiano AdnKronos publicadas este viernes.

«No hay estrategias particulares; el esquema es banal, sencillo: hay que ir adelante y no parar. Hay que dar pasos pequeños pero concretos», aseguró Jorge Bergoglio.

Los dichos de Bergoglio se dan luego de las investigaciones pedidas por el pontífice por supuestas irregularidades financieras en el Vaticano que terminaron con el proceso a cinco funcionarios de la secretaría de Estado y la destitución del cardenal Angelo Becciu de su cargo en la Congregación para las Causas de los Santos.

«Para llegar a los resultados de hoy, partimos de una reunión hace cinco años sobre cómo actualizar el sistema judicial. Luego, con las primeras investigaciones, tuve que quitar posiciones y resistencias; nos fuimos a indagar en finanzas y tenemos nuevos líderes en el Banco Vaticano IOR», detalló el Papa Francisco sobre el proceso de transparencia en las cuentas vaticanas que le podrían valer, el año próximo, la salida de la denominada «lista gris» del organismo europeo encargado de la lucha contra el lavado, Moneyval.

«En fin, tuve que cambiar muchas cosas y muchas cambiarán muy pronto», adelantó el Papa, quien reconoció que «la Iglesia es y sigue siendo fuerte, pero el tema de la corrupción es un problema profundo, que se pierde a lo largo de los siglos».

En esa línea, el Papa planteó que, «lamentablemente, la corrupción es una historia cíclica, se repite, luego viene alguien a limpiar y ordenar, pero luego vuelve a empezar esperando que venga alguien más y ponga fin a esta degeneración».

Con dureza, en ese marco, Francisco aseguró que «la Iglesia siempre ha sido una casta meretriz, una pecadora».

«Digamos mejor: una parte de ella, porque la gran mayoría va en dirección de por el contrario, sigue el camino correcto», completó.

En ese marco, consideró «innegable que personalidades de diversa índole y profundidad, eclesiásticos y muchos falsos laicos amigos de la Iglesia, han contribuido a disipar el patrimonio móvil e inmóvil no del Vaticano sino de los fieles», según denunció.

A mediados de octubre, el papa Francisco ratificó que la reforma que impulsa en la Iglesia «ya está en marcha», mientras avanza con la sanción de una nueva Constitución apostólica para cambiar el organigrama de la Curia romana.

«La reforma ya está en marcha, también en algunos aspectos administrativos y económicos», planteó el pontífice tras encabezar una reunión de trabajo con el grupo de seis cardenales que lo asesoran en la reforma de la Curia, conocido como C6.

En ese marco, el 13 de octubre, terminó su actividad en el Vaticano la comisión enviada por Moneyval, el ente europeo encargado de monitorear la lucha contra el lavado de dinero en Europa, que estuvo 15 días revisando las medidas impulsadas por el Papa para definir si introduce a la Santa Sede dentro de la «lista blanca» de países con manejo transparente de sus organismos financieros.

En un comunicado, el Vaticano destacó el «clima constructivo y de cooperación» que tuvo la misión del organismo, y adelantó que las conclusiones sobre la incorporación o no de la Santa Sede en la «lista blanca» recién estarán disponibles en la primavera europea de 2021.

En las últimas semanas, el pontífice incorporó además un refuerzo a la supervisión de los flujos financieros de la Santa Sede como parte de «una estrategia general destinada a hacer cada vez más transparente la gestión de las finanzas del Vaticano, en un marco de controles intensivos y coordinados«, explicaron desde el Vaticano.

     
 

Share Button

El Vaticano y China anunciaron la renovación por otros dos años del acuerdo firmado en 2018 para la designación conjunta de obispos


| Acuerdo | Vaticano y China. Además, informaron que «otros procesos para nuevos nombramientos episcopales están en marcha, algunos en la fase inicial, otros en etapa avanzada».


 

|El Vaticano y China anunciaron este jueves la renovación, por otros dos años, del acuerdo firmado en 2018 para la designación conjunta de obispos que significó el mayor acercamiento entre los dos Estados tras casi 70 años sin relaciones diplomáticas, al tiempo que plantearon su intención de «continuar» el diálogo y el vínculo bilateral.

Los dos Estados «concordaron prorrogar la fase de implementación experimental del acuerdo provisorio por otros dos años», informó el Vaticano en un comunicado.

«La Santa Sede, considerando que el inicio de la aplicación del referido acuerdo, de fundamental valor eclesial y pastoral, fue positivo, gracias a la buena comunicación y colaboración entre las partes en el asunto acordado, tiene la intención de continuar el diálogo abierto y constructivo para alentar la vida de la Iglesia católica y el bien del pueblo chino», agregó el comunicado.

El acuerdo sentó las bases para la designación conjunta de los futuros prelados en el gigante asiático, y se mantiene bajo la modalidad «ad experimentum» (a prueba), en lo que es el mayor paso de acercamiento bilateral desde la creación de la República Popular China, en 1949.

Con la entrada en vigencia del acuerdo, el Vaticano reconoció a los siete obispos que aún no tenían el aval pontificio y se avanzó en los nombramientos conjuntos, con reconocimiento de ambas partes, de Stefano Xu Hongwei como coauditor de Hanzhong y Antonio Yao Shun titular en Jining/Wulanchabu.

El Vaticano informó que, además, «otros procesos para nuevos nombramientos episcopales están en marcha, algunos en la fase inicial, otros en etapa avanzada».

Si bien el contenido del acuerdo se mantiene en secreto, se pudo confirmar de fuentes vaticanas que el texto, de diez páginas, otorga al Papa la decisión final sobre las designaciones episcopales, en base a un sistema de ternas elevadas por Beijing.

El anuncio del Gobierno chino

A primera hora de este jueves, había sido el Gobierno chino quien confirmó la renovación a través del vocero de la Cancillería, Zhao Lijian, quien informó que la prórroga se dio «luego de amistosas consultas».

«Las dos partes mantendrán comunicaciones y continuarán empujando el proceso de mejora de las relaciones», planteó Lijian a periodistas en Beijing.

La firma del acuerdo supuso la normalización de la vida de la Iglesia católica en China, tras años de división entre los prelados designados por el Vaticano y los designados por Beijing a través de la denominada Asociación Patriótica, una Iglesia creada por el Gobierno chino para controlar la vida católica en el país.

Según diversas estimaciones, los católicos en China alcanzan los 10 millones.

De todos modos, el acuerdo no significará el inmediato establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos Estados, según dijo ayer el secretario de Estado vaticano Pietro Parolin.

Los temas pendientes

Uno de los puntos a resolver para avanzar en el establecimiento de relaciones diplomáticas, interrumpidas en 1949 con la proclamación de la República Popular China, es que el Vaticano es el único país europeo en reconocer a Taiwán como Estado independiente.

En noviembre de 2019, durante su viaje a Japón, el Papa dio sin embargo un fuerte gesto hacia Beijing en esa dirección, al referirse a China como «nación» cuando sobrevoló su espacio aéreo, pero evitó referirse en los mismos términos a Taiwán, a donde envió saludos al «pueblo», y a Hong Kong, a la que se refirió como «territorio».

Por otro lado, tampoco hay acuerdo entre la cantidad de diócesis en las que debería dividirse el territorio chino.

Según la Santa Sede, en China hay 115 diócesis y 31 regiones administrativas, con un total de 146 cargos a ocupar, frente a las 98 diócesis que admite Beijing.

En ese marco, Roma reconoce como activos a 100 obispos de esas diócesis, y China solo a 69, por lo que la cantidad de prelados a confirmar es otro de los puntos de discordia en las negociaciones para una normalización plena de las relaciones.

El acuerdo había provocado además el pico más alto de tensión entre el papa Francisco y Estados Unidos, a partir del rechazo del Gobierno del presidente Donald Trump a la prórroga.

A fines de septiembre, el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo advirtió al Vaticano que extender el vínculo con China significaría poner en riesgo su «autoridad moral» ya que según el ex director de la CIA «en ningún lugar la libertad religiosa está más bajo ataque hoy» que en el país asiático.

En ese marco, el Vaticano reforzó que espera que la firma del acuerdo y su prórroga «contribuyan a la solución de las cuestiones de común interés todavía abiertas, con particular referencia a la vida de las comunidades católicas en China, así como a la promoción de un horizonte internacional de paz, en un momento en el que estamos experimentando numerosas tensiones a nivel mundial».

     
 

Share Button

El Papa Francisco apoyó la unión civil: «las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia»


| Vaticano | Ley de convivencia civil. El pontífice planteó su respaldo a que haya una ley «de convivencia civil» para los gays. En 2018, ya había manifestado una postura similar en una entrevista.


 

|El papa Francisco renovó el apoyo a la unión civil entre personas del mismo sexo y planteó su respaldo a una ley «de convivencia civil» al reflexionar sobre el tema en un documental  (www.francescofilm.com) que estrenó este miércoles en el Festival de Cine de Roma, que repasa varios ejes de su pontificado.

«Las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de una familia a nadie, ni hacerle la vida imposible por eso», afirmó el Papa en el documental «Francesco», del director ruso Evgeny Afineevsky.

Antecedentes

A fines de 2017, Francisco ya había planteado una postura similar en un libro de entrevistas publicado por el sociólogo francés Dominique Wolton, titulado «Política y Sociedad».

«El matrimonio es la unión de un hombre con una mujer. Este es el término preciso. Llamemos a las uniones del mismo sexo ‘unión civil'», sostuvo entonces Bergoglio.

En 2013, días después de ser elegido Papa, Francisco había brindado su apoyo a la unión civil en una llamada telefónica que le hizo al teólogo Marcelo Márquez.

«Me dijo ‘estoy a favor de los derechos de los homosexuales y en cualquier caso, también apoyo las uniones civiles de los homosexuales, pero creo que Argentina no está lista para el matrimonio legal'», dijo Márquez entonces, sin ser nunca desmentido por el Vaticano.

Al regresar de su primer viaje fuera de Italia como Papa, Francisco se preguntó ante los periodistas que lo acompañaron a bordo del avión papal: «Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?».

Más allá de no representar una novedad dentro de su historial, las palabras de Francisco sobre las uniones civiles sí se contraponen directamente con las de su antecesor, el papa emérito Benedicto XVI, quien antes de ser elegido pontífice había planteado que «el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales» y rechazado «reconocer legalmente» ese tipo de uniones.

     
 

Share Button

El Papa Francisco se sumó al homenaje del Presidente a Pérez Esquivel y le envió un emotivo mensaje


| Vaticano | Homenaje. «Nunca se la creyó y trabajó con humildad», afirmó el Santo Padre.


 

|El papa Francisco destacó este miércoles la labor de Adolfo Pérez Esquivel a 40 años de haber recibido el Premio Nobel de la Paz y remarcó que «nunca se la creyó» y siguió trabajando «con humildad».

«Quiero unirme a la celebración, porque en el corazón de cada uno celebraremos los 40 años del Premio Nobel de Pérez Esquivel, de mi amigo», sostuvo Francisco.
 

 
A través de un video enviado y emitido en el acto encabezado por el presidente Alberto Fernández en la Casa Rosada, el Santo Padre manifestó:«Gracias por tu testimonio en los momentos lindos, pero también en los momentos dolorosos de la Patria, por tu palabra, tu coraje, tu sencillez». «Si me permitís un castellano un poquito atrevido, te digo que vos no te la creíste y éso nos hace bien a todos. Un Premio Nobel que sigue haciendo lo suyo con humildad», concluyó el papa Francisco.
     
 

Share Button

Francisco ratificó la reforma de la Iglesia: «La reforma ya está en marcha, también en algunos aspectos administrativos y económicos»


| Vaticano | «Reforma de la Iglesia». El Papa Francisco inició este martes una serie de encuentros marcados por varios de los ejes convertidos en centrales en su pontificado.


 

|El papa Francisco ratificó este martes que la reforma que impulsa en la Iglesia «ya está en marcha», mientras avanza con la sanción de una nueva Constitución apostólica para cambiar el organigrama de la Curia romana.

«La reforma ya está en marcha, también en algunos aspectos administrativos y económicos», planteó el pontífice este martes tras encabezar una reunión de trabajo con el grupo de seis cardenales que lo asesoran en la reforma de la Curia, conocido como C6.

El C6 no se reunía desde febrero, días antes de que estallara la pandemia de coronavirus en Italia, y cuando aún quedaban por hacer algunos ajustes al texto de la nueva Carta Magna que, en la era pre Covid19, se esperaba para fines de este año.

En su discurso, conectado desde Santa Marta, el Papa destacó que «la reforma ya está en marcha, también en algunos aspectos administrativos y económicos», según informó un comunicado vaticano.

La reunión, la trigésimocuarta desde la fundación del C6 en 2013, fue además la primera entre el Papa y sus colaboradores desde que, el mes pasado, el italiano Angelo Becciu fue destituido como prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y despojado de sus derechos como cardenal, investigado por supuestas maniobras fraudulentas.

Los integrantes del consejo son los cardenales italianos Pietro Parolin y Giuseppe Bertello; el hondureño Óscar A. Rodríguez Maradiaga; el alemán Reinhard Marx; el estadounidense Seán Patrick O’Malley; y el indio Oswald Gracias.

La próxima reunión está programada para el mes de diciembre y se realizará siempre por Internet, debido a la situación sanitaria, informó el Vaticano.

La reunión del C6 fue el primero de una serie de encuentros clave de esta semana marcados por varios de los ejes convertidos en centrales en su pontificado, como la reforma de la Curia romana, la apuesta por la transparencia financiera del Vaticano y sus pedidos por la educación y contra el hambre.

En ese marco, este martes terminó su actividad en el Vaticano la comisión enviada por Moneyval, el ente europeo encargado de monitorear la lucha contra el lavado de dinero en Europa, que estuvo 15 días revisando las medidas impulsadas por el Papa para definir si introduce a la Santa Sede dentro de la «lista blanca» de países con manejo transparente de sus organismos financieros.

En un comunicado, el Vaticano destacó este martes el «clima constructivo y de cooperación» que tuvo la misión del organismo, y adelantó que las conclusiones sobre la incorporación o no de la Santa Sede en la «lista blanca» recién estarán disponibles en la primavera europea de 2021.

En las últimas horas, el pontífice incorporó además un refuerzo a la supervisión de los flujos financieros de la Santa Sede como parte de «una estrategia general destinada a hacer cada vez más transparente la gestión de las finanzas del Vaticano, en un marco de controles intensivos y coordinados».

El jueves próximo, Jorge Bergoglio enviará al mundo un mensaje para la recomposición del «Pacto Educativo» a nivel global, un eje en el que trabaja desde su época de arzobispo porteño y que ha enarbolado principalmente a través de la fundación pontificia Scholas Occurrentes, dijo el vocero papal Matteo Bruni.

El viernes, en tanto, la presencia virtual del Papa tocará otro de los puntos fuertes de su pontificado: el 75 aniversario de la Oficina de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y un videomensaje centrado en la lucha contra el hambre.

Este miércoles, además, como parte de la política impulsada por Bergoglio para terminar con la pederastía dentro de la Iglesia, el Tribunal del Estado del Vaticano iniciará el juicio contra los sacerdotes Gabriele Martinelli y Enrico Radice, acusados respectivamente de abusos sexual y encubrimiento en un caso de supuesta pederastía contra monaguillos menores de edad en el preseminario san Pio XII en 2012.

   
 

Share Button

El Papa Francisco lanzó al mundo tres propuestas para hacer frente a la crisis ambiental


| Vaticano | «Propuestas ante la crisis ambiental». Francisco pidió «reacionar con urgencia» al cambio climático. El Sumo Pontífice convocó, además, mejorar el acceso al agua potable, la alimentación y promover una transición energética con energías limpias.


 

|El papa Francisco pidió «reacionar con urgencia» al cambio climático y convocó a cuidar el ambiente con educación para el cuidado de la Tierra y propuso para hacer frente a la crisis ambiental mejorar el acceso al agua potable, la alimentación y promover una transición energética con energías limpias.

«La ciencia nos dice, cada día con más precisión, que se necesita una acción urgente si queremos tener alguna esperanza de evitar el cambio climático. radical y catastrófico», planteó el pontífice en un videomensaje dirigido al evento «Countdown», organizado por TED para encontrar soluciones frente al cambio climático.

«Y para ello, actuar con urgencia. Esto es un hecho científico», destacó el papa.

«La conciencia nos dice que no podemos ser indiferentes ante el sufrimiento de los más pobres, ante las crecientes desigualdades económicas y las injusticias sociales», aseveró Francisco en su mensaje.

«Y la economía en sí no puede limitarse a la producción y distribución. Debe necesariamente considerar su impacto en el medio ambiente y la dignidad de la persona», subrayó Francisco

Lanzó además tres propuestas para hacer frente a la crisis ambiental, entre ellas «promover, en todos los niveles, una educación en el cuidado de la casa común» para que explique que «los problemas ambientales están vinculados a las necesidades humanas» y que esté «basado en datos científicos y un enfoque ético».

«Como segunda propuesta, debemos poner el énfasis en el agua y la alimentación», pidió Francisco, antes de convocar como tercera línea de acción a una «transición energética» que implique «una sustitución progresiva, pero sin retraso, combustibles fósiles con fuentes de energía limpia».

       
 

Share Button

Los curas villeros rindieron homenaje al sacerdote Carlos Mugica a 90 años de su nacimiento


| HOMENAJE | Carlos Mugica. En forma presencial y virtual, sacerdotes que trabajan en villas porteñas y del conurbano bonaerense participaron de un homenaje a Carlos Mugica, a 90 años de su nacimiento, que se desarrolló a las puertas de la parroquia Cristo Obrero del Barrio 31.


 

|Los curas villeros rindieron homenaje este miércoles al sacerdote Carlos Mugica, asesinado en 1974 por la Triple A, con un sencillo acto realizado en las puertas de la parroquia Cristo Obrero, en el Barrio 31 de esta ciudad, donde expresaron su reconocimiento al «compromiso solidario» de los vecinos de los barrios populares durante la pandemia de coronavirus, al cumplirse 90 años del nacimiento del emblemático cura.

«Hoy especialmente queremos agradecerles cómo se han puesto la patria al hombro, en este tiempo de pandemia que estamos viviendo. Nos han vuelto a recordar que nadie puede pelear la vida aisladamente», señalaron los curas, en una carta que fue leída en forma alternada por los referentes eclesiásticos de los barrios ubicados a un lado y otro de la avenida General Paz.

«Se necesita una comunidad que nos sostenga, que nos ayude y en la que nos ayudemos unos a otros a mirar hacia delante. ¡Qué importante es soñar juntos!», manifestaron y declararon su «alegría de acompañar como curas» a los barrios.

Recordaron también a otros sacerdotes fallecidos, como por ejemplo Rodolfo Ricciardelli, Daniel de la Sierra, Héctor Botán, Jorge Vernazza, quienes -destacaron- «siempre se mostraron agradecidos y fortalecidos por la fe fraterna vivida en los barrios».

El padre Basilicio Britez, conocido como «padre Bachi» por su trabajo en barrios de La Matanza y quien murió por coronavirus en agosto último, también fue recordado durante la ceremonia.

El mensaje de los curas

En el mensaje ofrecido por los curas villeros a los habitantes de los barrios populares, se escucharon además las palabras de Jorge Vernazza, otro cura fallecido en la década del 90 y cuyas acciones estuvieron orientadas a la defensa de las luchas populares en los años ’70.

«Para mí lo más importante es el contacto con los pobres. El trabajo en la villa me dio esta gran oportunidad. Me ayuda a mantenerme en un espíritu de pobreza, de simplicidad de vida; me pone frente a la situación más clara de tener que estar al servicio de otro y no de mí mismo», proclamó más de una vez Vernazza.

En esa misma línea, los curas villeros expresaron a los vecinos: «Aprendemos de ustedes acerca de la fe y de su lucha cotidiana por una vida con dignidad. Un cura aprende entre los sencillos y humildes».

Destacaron además que en los barrios populares «todavía se vive el espíritu del vecindario, donde cada uno siente espontáneamente el deber de acompañar y ayudar al vecino».

Dijeron que son lugares «que conservan esos valores comunitarios» y en los que se viven «relaciones de cercanía con notas de gratuidad, solidaridad y reciprocidad, a partir del sentido de un nosotros barrial».

«El Papa Francisco reza por ustedes y los alienta. Pueden hacer mucho. Pueden hacer mucho. Ustedes, los más humildes, los explotados, los pobres y excluidos, pueden y hacen mucho. Me atrevo a decirles que el futuro de la humanidad está, en gran medida, en sus manos, en su capacidad de organizarse y promover alternativas creativas, en la búsqueda cotidiana de las tres T ¿De acuerdo? Techo, Tierra y Trabajo. También en su participación protagónica en los grandes procesos de cambio. Cambios nacionales, cambios regionales y cambios mundiales. ¡No se achiquen!», arengaron los Curas Villeros.

Concluido el mensaje se realizó una oración por los vecinos enfermos y fallecidos a causa de Covid-19, se pidió encender una vela en los hogares por ellos y se descubrió y se bendijo la placa y la esfinge del padre Carlos Mujica.

El equipo de Curas de Villas y Barrios Populares de Buenos Aires y Gran Buenos Aires está integrado por Gustavo Carrara, José María Di Paola, Eduardo Drabble, Andrés Benítez, Guillermo Torre, Agustín López Solari, Juan Isasmendi, Patricio Etchepareborda, y Lucas Walton, además de otros referentes de unos 40 asentamientos de la Capital Federal y el conurbano.

     
 

Share Button

Francisco en su nueva Encíclica «Todos Hermanos» pide al mundo «rehabilitar la política para la pospandemia»


| VATICANO | En su nueva Encíclica «Fratelli tutti» (Hermanos todos), el papa Francisco convoca al mundo a «rehabilitar la política» para hacer frente a las consecuencias de la pandemia y «hacer posible el desarrollo de una comunidad mundial», al tiempo que asegura que «el mercado solo no resuelve todo» y denuncia los «estragos» que causa «la especulación financiera» en el mundo.


   

 

|En su tercera Encíclica como pontífice, divulgada este domingo por el Vaticano y dedicada «a la fraternidad y a la amistad social», Francisco expresa su deseo de «hacer renacer entre todos un deseo mundial de hermandad» y, a lo largo de 287 párrafos divididos en ocho capítulos, defiende la idea de una política «puesta al servicio del verdadero bien común».

«‘Abrirse al mundo’ es una expresión que hoy ha sido cooptada por la economía y las finanzas. Se refiere exclusivamente a la apertura a los intereses extranjeros o a la libertad de los poderes económicos para invertir sin trabas ni complicaciones en todos los países», plantea el Papa en una primera parte dedicada a analizar las «sombras de un mundo cerrado».

«Los conflictos locales y el desinterés por el bien común son instrumentalizados por la economía global para imponer un modelo cultural único», continúa enmarcando Jorge Bergoglio, antes de concluir que, así, «la política se vuelve cada vez más frágil frente a los poderes económicos transnacionales que aplican el ‘divide y reinarás’».

«¿Qué significan hoy algunas expresiones como democracia, libertad, justicia, unidad? Han sido manoseadas y desfiguradas para utilizarlas como instrumento de dominación, como títulos vacíos de contenido que pueden servir para justificar cualquier acción», se plantea Bergoglio en la Encíclica que toma su nombre de una cita de san Francisco de Asís y que escribió en medio de una pandemia «que irrumpió de manera inesperada» y «dejó al descubierto nuestras falsas seguridades», explica.

«Una vez más convoco a rehabilitar la política», llama Bergoglio en la Encíclica, y argumenta que «la fragilidad de los sistemas mundiales frente a las pandemias ha evidenciado que no todo se resuelve con la libertad de mercado».

En ese marco, el Papa pide una política «sana», que «no esté sometida al dictado de las finanzas» y que pueda convocar «a los más diversos sectores y a los saberes más variados» para liderar «replanteos de fondo y transformaciones importantes» a nivel mundial.

«Para hacer posible el desarrollo de una comunidad mundial, capaz de realizar la fraternidad a partir de pueblos y naciones que vivan la amistad social, hace falta la mejor política puesta al servicio del verdadero bien común», sostiene, a la vez que lamenta que «en cambio, desgraciadamente, la política hoy con frecuencia suele asumir formas que dificultan la marcha hacia un mundo distinto».

Francisco analiza en el escrito que «para muchos la política hoy es una mala palabra, y no se puede ignorar que detrás de este hecho están a menudo los errores, la corrupción, la ineficiencia de algunos políticos».

«A esto se añaden las estrategias que buscan debilitarla, reemplazarla por la economía o dominarla con alguna ideología», denuncia después, para preguntarse: «¿Puede funcionar el mundo sin política? ¿Puede haber un camino eficaz hacia la fraternidad universal y la paz social sin una buena política?».

En un texto que también ofrece sus reflexiones sobre la deuda, la guerra y la pena de muerte, Francisco plantea además que «hoy en muchos países se utiliza el mecanismo político de exasperar, exacerbar y polarizar» y que «por diversos caminos se niega a otros el derecho a existir y a opinar, y para ello se acude a la estrategia de ridiculizarlos, sospechar de ellos, cercarlos».

«La política ya no es así una discusión sana sobre proyectos a largo plazo para el desarrollo de todos y el bien común, sino sólo recetas inmediatistas de marketing que encuentran en la destrucción del otro el recurso más eficaz. En este juego mezquino de las descalificaciones, el debate es manipulado hacia el estado permanente de cuestionamiento y confrontación», advierte el Papa a la hora de trazar su diagnóstico del mundo.

Así, tras sostener que durante años «algunos pretendían hacernos creer que bastaba la libertad de mercado para que todo estuviera asegurado», pone en aviso que, si no se cambia el rumbo de los sistemas actuales, «el ‘sálvese quien pueda’ se traducirá rápidamente en el ‘todos contra todos’, y eso será peor que una pandemia».

Las críticas al mercado, que según el Papa «solo no resuelve todo, aunque otra vez nos quieran hacer creer este dogma de fe neoliberal», es otro de los ejes sobre los que se apoya el texto al punto de afirmar que esa teoría es «un pensamiento pobre, repetitivo, que propone siempre las mismas recetas frente a cualquier desafío que se presente».

«La especulación financiera con la ganancia fácil como fin fundamental sigue causando estragos», enfatiza en esa dirección y denuncia que «el fin de la historia no fue tal, y las recetas dogmáticas de la teoría económica imperante mostraron no ser infalibles».

Como marco, luego de dedicar su escrito «a todas las personas de buena voluntad», el Papa insiste con que «es posible un camino de paz» entre las religiones en la reconstrucción del tejido social universal tras la pandemia.

       
 

Share Button

Te informamos siempre antes y mejor.

css.php Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.