PROPONEN CÁRCEL A QUIENES NIEGUEN HECHOS DE GENOCIDIO Y CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD

SANCIÓN DEL NEGACIONISMO La Diputada nacional (FpV-PJ) Nilda Garré propuso encarcelar a quien niegue en público hechos aberrantes ocurridos durante la última dictadura militar. HECHOS DE GENOCIDIO Y CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD

Por Oscar Dufour |                                          

La ex titular de los Ministerios de Defensa, y Seguridad de la Nación Argentina, y actual Diputada nacional (FpV-PJ) Nilda Garré, presentó un Proyecto de Ley para penar con prisión, multa e inhibición a quienes nieguen hechos de genocidio y crímenes contra la humanidad.

La Diputada detalla en los fundamentos del Proyecto de Ley, algunos modelos de experiencia internacional, particularmente el genocidio practicado por el nacional-socialismo en Europa durante la Segunda Guerra mundial.

En ese marco, Nilda Garré señala a modo de ejemplo que en Austria la Ley conocida como “Verbotsgesetz”, prohíbe la negación del holocausto nazi y establece textualmente “Quien en forma impresa, en otros medios de comunicación, o de otra forma que hiciera accesible a mucha gente, negara, menospreciara, condonara, o tratara de justificar el genocidio nazi u otros crímenes nazis contra la humanidad será castigado con 1 a 10 años de prisión”.

Además, el Proyecto de Ley de Nilda Garré adjunta paradigmas de normas sancionadas en otros países del mundo. Respecto a Alemania, recordó que “en 1985 sancionó una larga y compleja norma de ‘Incitación al Odio’”. También que “en 2014 el Parlamento griego, aprobó una Ley destinada a castigar los delitos de odio que destaca particularmente, un artículo que condena la negación o trivialización del holocausto nazi”. Además señaló que “en 2007, Italia avanzó con un decreto que convirtió la negación del holocausto y la incitación al odio racial como delitos pasibles de condenas de prisión”. También hizo referencia a normas similares en Francia, Bélgica, República Checa y Hungría.

La iniciativa de la Diputada nacional Nilda Garré, emerge ante una sociedad  Argentina desde hace muchos años ávida de Justicia, y después de la polémica generada en la “opinión pública” por las declaraciones del Director general de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, quien había expresado que durante el último golpe de Estado “no hubo un plan sistemático de desaparición de personas”. Garré propone puntualmente incorporar al Código Penal –mediante un artículo-, la sanción del negacionismo.

La autora del Proyecto señala que “Será reprimido con prisión de seis meses a dos años, y con multa de 10.000 a 200.000 pesos quién públicamente negara, minimizara, justificara y/o aprobara cualquier forma de genocidio o crímenes contra la humanidad, la pena se agrava si el responsable del ilícito es un funcionario público, con penas de uno a cuatro años”.

En este tema, la postura más clara y contundente del Gobierno nacional, la llevó adelante la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, expresando semanas atrás “Hubo un Plan sistemático y es un tema Judicialmente saldado”. Las declaraciones las formuló en Radio Mitre, donde se diferenció de Gómez Centurión y entre otros conceptos expresó al respecto “Ni el Gobierno nacional, ni nosotros compartimos lo que dijo”.

También el Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, salió al cruce de los dichos de Gómez Centurión, fue en FM Blue, aunque evidenció ambigüedad en sus declaraciones públicas, al señalar entre otros conceptos por un lado “Yo en mi equipo no tendría a alguien que piense así y además mi área está muy ligada a la temática, entonces la gente que colabora tiene otra forma de mirar la realidad”; y por otro consideró “En definitiva, terminan siendo opiniones trágicas, pero no debemos perder de vista, que hay que respetar todas las voces aunque nos generen la peor de las repulsas, porque eso es lo que tenemos que generar como sociedad civilizada”, y agregó que “cercenar las opiniones tampoco es bueno”.

En tanto, por esos días también desde el Gobierno nacional se alzaron expresiones, como la del Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad de la Nación, Pablo Noceti, quien defendió a represores de La Pampa y de Concepción del Uruguay, y además, consideró que “estos procesos eran la legalización de una venganza”; definiendo a los juicios por delitos de lesa humanidad como “instrumentos de revancha y de represalia política”.

Tampoco es un dato menor en toda esta “atmósfera”, lo que señalé en un anterior editorial titulado el Presidente Macri y el primer papelón del verano, donde tuvo que dar marcha atrás con su decisión de trasladar los feriados, “intentando reparar el error político” y volver a instaurar como “inamovibles” los días 24 de marzo, 2 de abril y 20 de junio, que a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) había eliminado. Entiendo que fue una innecesaria provocación, que valió con mucho tino y prudencia la “rebelión de los Intendentes Peronistas” donde más allá de sus convicciones, fueron una herramienta de contención de una sociedad mayoritariamente indignada por la medida presidencial, dictando asueto para el 24 de marzo.

Ahora, la Diputada nacional Nilda Garré, luego que funcionarios de 3º o 4º línea del Gobierno del Presidente Mauricio Macri, deslizaran a modo de “globo de ensayo” o de “provocación”, el “negacionismo” respecto a un tema tan sensible para los argentinos como son los “desaparecidos”; precisó en su iniciativa “En el último tiempo diversos funcionarios del Gobierno han negado el alcance del terrorismo de Estado, y el daño que el mismo ha ocasionado en las víctimas. Estos dichos no solo hieren susceptibilidades de personas que han padecido las consecuencias del plan sistemático de terror, o de personas vinculadas a la defensa de los derechos humanos, sino que significan una clara negación de nuestra historia reciente y atentan contra lo dictaminado por la Justicia argentina”.

EN CONCLUSIÓN: Hay un principio de “Física”3º ley de Newton– de acción y reacción, que señala que toda acción remite a una reacción de igual intensidad en sentido contrario. Esto el Gobierno nacional debería entenderlo “sin improvisaciones”.

Estimo que es un razonamiento de conjunto lógico y completo que llevado al terreno político no escapa, o no debería escapar a quienes tienen elevadas responsabilidades institucionales de Gobierno en una Nación; ya que sino entraríamos en el terreno heurístico de “prueba y error”, y entonces calificar de “provocación” algunas acciones, no sería para nada descabellado.

Por lo tanto, vuelvo a reiterar que tratando siempre de saltar la “grieta” sin importar cuan ancha y cuan profunda sea,  es más que evidente que somos dos Argentinas y un mismo suelo en estos 200 años de existencia como Nación, son 200 años de una doble brecha que mantiene dividido al País, podremos alguna vez entender ¿Por qué los Argentinos somos así?

Los que quieran oír… que oigan

               

 

Share Button

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.