Archivo de la etiqueta: áfrica

FRANCISCO RECIBIÓ CON UN MENSAJE DE PAZ Y ESPERANZA A VISITANTES AFRICANOS


| VATICANO | El Papa Francisco recibió este a la comunidad del Pontificio Colegio Etíope en el Vaticano y alentó a los sacerdotes que llegaron de ese país y de Etiopía a ser “constructores de la paz”.


                                                                         

|Estuvieron en la Santa Sede la comunidad estudiantil con los superiores, sacerdotes y religiosas, y también obispos venidos de Etiopía y Eritrea, entre los cuales figuraban los dos metropolitanos.

Estuvieron presentes también los hermanos capuchinos con el Ministro general, una representación del Pontificio Instituto oriental y la Congregación para las Iglesias Orientales con el Cardenal Sandri a la cabeza.

En su discurso el Papa Francisco recordó la presencia etíope dentro el Vaticano: “en la tumba del Apóstol Pedro los hijos de pueblos geográficamente distantes de Roma, pero tan cercanos a la fe de los Apóstoles en la profesión de Jesucristo Salvador, han encontrado hogar y hospitalidad a lo largo de los siglos”, dijo.

Al hablar ante los sacerdotes estudiantes que provienen de esos países africanos, el papa argentino destacó la riqueza que traen a Roma, como la convivencia entre personas pertenecientes a las religiones judía e islámica, y con los hermanos de la Iglesia ortodoxa.

“Siempre rezo para que los años de dolor experimentados en ambos lados sean atesorados, y que no caigamos más en divisiones entre grupos étnicos y entre países con raíces comunes”, expresó, alentando a los sacerdotes a ser constructores de paz.

El Pontífice también recordó con tristeza a los muchos que dejaron sus patrias impulsados por la esperanza, yendo al encuentro de tragedias por tierra y por mar, y agradeció a los presentes la acogida que dieron a los inmigrantes, y el compromiso de algunos de seguirlos pastoralmente en Europa y en otros continentes.

“Todavía se puede hacer mucho y mejor, tanto en la patria como en el extranjero, aprovechando los años de estudio y permanencia en Roma, en un servicio humilde y generoso, siempre sobre la base de la unión con el Señor, a quien hemos donado toda nuestra existencia”, les alentó.

Francisco también animó a todos a custodiar la preciosa tradición eclesial, “siempre unida al impulso misionero”.

Y puso de manifiesto su esperanza de que “se garantice a la Iglesia católica en sus naciones la libertad de servir al bien común, tanto permitiendo que sus estudiantes completen sus estudios en Roma o en cualquier otro lugar, como salvaguardando las instituciones educativas, sanitarias y asistenciales, en la certeza de que tanto los pastores como los fieles desean contribuir al bien y a la prosperidad de sus naciones”.

     
 


 
Share Button

Francisco y los “signos de los tiempos”

Su Santidad Francisco, el Sínodo de Obispos sobre la familia Instrumentum Laboris, su primer viaje a África y como próximo objetivo China, en medio de “operaciones cruzadas” que desafían al poder del Papa. Su revolución en la Iglesia Católica

Por Oscar Dufour |                                          twitter DufourOscar

En una de sus Homilías celebradas en la Capilla de Santa Marta situada en la residencia donde se aloja, el Papa Francisco brindó un claro mensaje para entender los “signos de los tiempos”, como interpretarlo y como aplicarlo utilizando la sencillez. De la recomendación de Su Santidad, se desprende que debemos en consecuencia aprender a conocer los diversos tiempos, como él dice, lo que significa una cosa y lo que significa otra cosa, ya que comprender los signos de los tiempos no es un trabajo exclusivo de una élite cultural, los tiempos cambian y nosotros los cristianos debemos cambiar continuamente. Pero nuestra actitud, insistió, debe moverse continuamente según los signos de los tiempos.

Francisco, es un Papa que reconoce una profunda devoción al fundador de la Orden Franciscana y a las enseñanzas de San Francisco de Asís, cuya figura es valorada más allá incluso de las propias creencias, como una de las más altas manifestaciones de la espiritualidad cristiana. El Santo de Asís cuyo nombre era Giovanni di Pietro Bernardone (1182 – 1226), decía a sus seguidores que “la verdadera enseñanza que trasmitimos es lo que vivimos; y somos buenos predicadores cuando ponemos en práctica lo que decimos. Luchemos por alcanzar la serenidad de aceptar las cosas inevitables, el valor de cambias las cosas que podamos y la sabiduría para poder distinguir unas de otras.”

El pasado miércoles, la Plaza de San Pedro lo encontró al Papa Francisco reunido con más de 30.000 fieles, que como es habitual se congregaron en la audiencia general. Su perfecto estado de salud echaba por tierra, las especulaciones que comenzaron a rodar luego que el diario italiano “Quotidiano Nazionale” en un grave acto de irresponsabilidad, publicara que padecía un tumor cerebral, información infundada y desmentida oficialmente por el vocero vaticano, casi al mismo tiempo donde tomaba estado público a través del blog de un vaticanista italiano muy crítico de Francisco, -a quien la Santa Sede le retiró la acreditación en Junio pasado, luego que pese a su embargo, difundiera el texto de la Encíclica “Laudato Si”-, de una carta que habría que tomar con “pinzas” firmada en apariencia por 13 purpurados con críticas de fondo al apostolado del Papa Francisco, que intentaron no solo sumar confusión e intrigas, y que cuatro Cardenales mencionados en la epístola testimoniaron no haberla firmado, sino en especial influir en el Sínodo de Obispos que se estaba desarrollando en Roma, en la ya conocida enorme división en dos temas que se consideran centrales -los divorciados vueltos a casar, que no pueden acceder a los sacramentos, y los homosexuales presentes en las familias del mundo de hoy-, donde las Eminencias más conservadores temen cambios de doctrina, y los Cardenales que evidencian entender “los signos de los tiempos” apuntan a soluciones de misericordia.

Liderando esta última postura, Su Santidad Francisco el martes pasado inesperadamente tomó la palabra en el aula sinodal para poner término a las especulaciones y explicar las reglas del sínodo, expresó claramente que el IL Instrumentum Laboris era el documento de trabajo oficial y reafirmó que nadie, ni en el Sínodo del año pasado ni en éste, estaba poniendo en duda la doctrina católica sobre el matrimonio, pidió puntualmente a los padres sinodales no caer en “teorías conspirativas”. De esta manera, previo a la votación, el Papa Francisco dejó en claro que el documento de trabajo base era el IL, resultado del informe final del Sínodo del año pasado, destacando la importancia de los círculos menores, donde pidió brindar una mirada más amplia y no reducir el sínodo a la cuestión de la comunión de los divorciados vueltos a casar.

Precisamente luego de fuertes discusiones sobre algunos puntos delicados, como el de la readmisión a la eucaristía de los divorciados vueltos a casar, y luego de tres semanas de debate, los 265 Obispos provenientes de todo el mundo votaron en el Vaticano, el documento final del Sínodo sobre la familia y le entregaron el texto al Papa Francisco que tiene la última palabra. El documento final redactado a partir del Instrumentum Laboris, fue aprobado párrafo por párrafo por los purpurados, y en un discurso final el Papa Francisco volvió a reiterar el significado de este proceso sinodal que tuvo lugar en dos etapas, y en el que se consultó a través de dos cuestionarios a los mismos fieles católicos sobre la realidad de la familia de hoy, hecho que no cuenta precedente alguno, donde también destacó concluyendo, -con los padres sinodales aplaudiendo de pie-, con la sabiduría y misericordia que lo caracteriza, que “este proceso también significa haber puesto al descubierto a los corazones cerrados, que a menudo se esconden incluso dentro de las enseñanzas de la Iglesia o detrás de las buenas intenciones para sentarse en la cátedra de Moisés y juzgar, a veces con superioridad y superficialidad, los casos difíciles y las familias heridas”.

A fines de Noviembre próximo al Padre Francisco lo espera su viaje a África, ya cercano a cumplir 79 años el 17 de Diciembre, es compresible sus achaques en las piernas, que solo dificultan algunas veces su traslado, pero su inteligencia solo superada por su paternal bondad, sigue maravillando e iluminando todos los confines del Planeta. Kenia, Uganda y la República Centroafricana, esperan su visita entre el 25 y 30 de Noviembre, donde un continente africano convulsionado por el extremismo islámico, presenta inocultables riesgos para su seguridad, aunque Francisco está convencido que su presencia servirá para atenuar la violencia entre cristianos y musulmanes, que permanentemente se llevan a cabo en esa región. El grupo de milicianos al-Shabab que está ligado con Al Qaeda, son el factor de riesgo más grande a su seguridad que desafía el Santo Padre, en este viaje que comenzará con una ceremonia de bienvenida en Nairobi, donde tiene previsto brindar trece discursos y ofrecer cuatro Homilías en los cinco días que permanecerá en el continente africano; y que concluirá en la República Centroafricana con un encuentro con la comunidad musulmana en la mezquita central de Koudoukou, en la capital del País, Bangui, donde oficiará una misa en el complejo deportivo de Barthélémy Boganda. Este escenario internacional, lo encuentra al Padre Francisco con la “mirada” en China, donde recientemente expresó que “es una gran Nación que aporta al mundo una gran cultura, yo amo al pueblo Chino, lo quiero mucho, deseo que existan las posibilidades de tener buenas relaciones, tenemos contactos, hablamos”. Trascendió que en un gesto, que especialistas de la diplomacia vaticana califican de “espectacular”, recientemente hubo un encuentro en Pekín entre una delegación del Vaticano y otra del Gobierno Chino, que no mantienen relaciones diplomáticas desde hace más de 60 años.

En conclusión: En la edad media, casi sin proponérselo San Francisco de Asís lideró un movimiento de renovación cristiana, que centrado en el amor a Dios, la pobreza y la alegre fraternidad, tuvo un inmenso eco entre las clases populares, que hizo de él una veneradísima personalidad, en un modelo atemporal. En la actualidad, a escasas horas del Ángelus dominical, la postura de Su Santidad Francisco, obtuvo preponderancia en su visión de Iglesia fundada en la misericordia y en ayudar a los heridos de estos tiempos, al haber sido aprobado en el Sínodo un párrafo que propone la “vía del discernimiento” para los divorciados vueltos a casar, cuyo documento final le deja al Papa las puertas abiertas para seguir construyendo una Iglesia que no condena, sino que incluye a todos y ayuda a los heridos de los “signos de los tiempos”. Francisco, es un Papa que se atreve a enfrentar los desafíos y cambiarle el curso a las “intrigas”, es un Papa que predica que los tiempos cambian, y en consecuencia los cristianos también debemos cambiar continuamente. ¿Podremos interpretar el verdadero significado de “los signos de los tiempos?

     twitter DufourOscar

Share Button