Archivo de la etiqueta: paz

EL PAPA FRANCISCO PIDIÓ LA PAZ PARA TODO EL MUNDO EN UN EMOTIVO MENSAJE NAVIDEÑO

   

| PALABRAS DE PAZ PARA EL MUNDO | En su mensaje navideño, el Papa Francisco pidió la paz para todo el mundo, en especial para los Pueblos que están en conflicto, y la liberación de los religiosos y fieles que se encuentran secuestrados. Francisco invocó “el don de la paz para todo el mundo, especialmente para las poblaciones que más sufren por culpa de los conflictos” 

     Por Oscar Dufour | (*)     

Ya en el Ángelus del 25 de febrero pasado, el Papa Francisco también había pedido “el don de la paz para todo el mundo”. Los miles de fieles congregados entonces en la Plaza de San Pedro de la Ciudad del Vaticano asintieron con beneplácito las expresiones del Santo Padre que se replicaron en su cuenta de Twitter: “Pidamos al Señor el don de la paz para todo el mundo, especialmente para las poblaciones que más sufren a causa de los conflictos actuales”.

| Francisco pidió la Paz para todo el mundo |

Este martes al dar la bendición navideña en el Vaticano, el Papa Francisco pidió que “continúen los acercamientos” entre las dos Coreas. Un escenario de conflictos en el planeta, y el reiterado deseo de paz entre Israel y Palestina, al igual que Venezuela, sumó este 2018 un recuerdo a la situación por la que atraviesa Nicaragua.

El Santo Padre al brindar hace unas horas la bendición a Roma y al Mundo (“Urbi et Orbi”) en la Basílica de San Pedro, deseó “Que la Navidad fortalezca los vínculos fraternos que unen la Península coreana y permita que se continúe el camino de acercamiento puesto en marcha, y que se alcancen soluciones compartidas que aseguren a todos el desarrollo y el bienestar”.

Reconoció los avances que hubo en 2018 para bajar la tensión entre las dos Coreas, y que además de gestos bilaterales en favor del desarme, incluyeron una invitación no formal de Pyongyang al Papa Francisco a través del Presidente surcoreano Moon Jae-in en octubre.

Oportunidad en la que planteó también su preocupación por Venezuela y pidió que el “tiempo de bendición de la Navidad le permita encontrar de nuevo la concordia y que todos los miembros de la sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del País, ayudando a los sectores más débiles de la población”.

Introdujo en su bendición un pedido especial por Nicaragua, tras la grave crisis social y política que sacude al País en medio de tensiones que han incluido persecuciones a miembros de la Iglesia, y pidió “Que delante del Niño Jesús, los habitantes de la querida Nicaragua se redescubran hermanos, para que no prevalezcan las divisiones y las discordias, sino que todos se esfuercen por favorecer la reconciliación y por construir juntos el futuro del país”.

| El Papa Francisco renovó los pedidos por los focos de conflicto que aún persisten desde su mensaje del año pasado |

  •  Pidió que la Navidad “haga posible que israelíes y palestinos retomen el diálogo y emprendan un camino de paz que ponga fin a un conflicto que desde hace más de setenta años lacera la Tierra elegida por el Señor para mostrar su rostro de amor”.
  •   Deseó “que el Niño Jesús permita a la amada y martirizada Siria que vuelva a encontrar la fraternidad después de largos años de guerra”“Que la Comunidad internacional se esfuerce firmemente por hallar una solución política que deje de lado las divisiones y los intereses creados para que el pueblo sirio, especialmente quienes tuvieron que dejar las propias tierras y buscar refugio en otro lugar, pueda volver a vivir en paz en su patria”.
  •  Dedicó un pensamiento a “Yemen, con la esperanza de que la tregua alcanzada por mediación de la Comunidad internacional pueda aliviar finalmente a tantos niños y a las poblaciones, exhaustos por la guerra y el hambre”.
  •  A África. “Pienso también en África, donde millones de personas están refugiadas o desplazadas y necesitan asistencia humanitaria y seguridad alimentaria”. “Que el divino Niño, Rey de la paz, acalle las armas y haga surgir un nuevo amanecer de fraternidad en todo el continente, y bendiga los esfuerzos de quienes se comprometen por promover caminos de reconciliación a nivel político y social”.
  •  A Ucrania, en medio de una suba de tensión entre el país europeo y Rusia, frente a la que el Papa Francisco aseguró que “solo con la paz, respetuosa de los derechos de toda nación, el país puede recuperarse de los sufrimientos padecidos y reestablecer condiciones dignas para los propios ciudadanos”. Y destacó “Me siento cercano a las comunidades cristianas de esa región, y pido que se puedan tejer relaciones de fraternidad y amistad”.

Los que quieran oír… que oigan

(*) Oscar Dufour es escritor, periodista y ensayista. Director General de 5minutosdenoticias y Revista Tiempo 30. Columnista de medios internacionales. Vicepresidente de la Asociación de Periodistas de Moreno – Provincia de Buenos Aires.

                

GIF

Share Button

SOÑAR CON LOS PIES EN LA TIERRA

REFLEXIÓN Monseñor Jorge Lozano sostiene nos pide que en el umbral del “Día del Maestro”, y muy cerca de festejar junto al Profesor, demos gracias a Dios por los docentes que promueven valores, que enseñan a dialogar y ser solidarios a nuestros niños y jóvenes. Además, “La visita del Papa Francisco a Colombia lleva un sólido y claro mensaje de paz al pueblo colombiano”

    Por Mons. Jorge Lozano | (*)  

Celebramos este 11 de septiembre el Día del Maestro y dentro de poquitos días, el 17, el del Profesor. Estas dos fechas nos ayudan a prestar atención a los docentes y al acontecimiento educativo.

Miremos primero a quienes se dedican a la tarea educativa con niños, en el nivel inicial y primario. Tienen la hermosa tarea, y a veces ardua y difícil, de tener que iniciar a los niños en los valores humanos y evangélicos como una bella enseñanza para la vida. Desplegar la imaginación en los cuentos, ayudar a dialogar. ¡Cómo nos cuesta a los adultos dialogar, escucharnos! A veces pienso que nuestra educación (la de los “grandes”) fue floja en ayudarnos a dialogar. En el tiempo de la infancia aprendemos e incorporamos (o no) las cualidades que nos ayudan a la vida en familia. Las crisis y dificultades que se manifiestan en faltas de tolerancia o problemas de convivencia son carencias no bien resueltas en la niñez.

Es el tiempo para descubrir a Jesús como amigo y ayudar a acercarse a su Palabra. De mostrar aquellos valores que a veces vienen de la propia familia y otros hay que ir incorporando en la escuela, como es la búsqueda de la verdad; el aprecio por la sinceridad; cuidar a los más frágiles, a los más débiles; ser generosos y serviciales; tener una mirada, podríamos decir, iluminada por la Palabra de Dios acerca de los bienes de la creación y el don del propio cuerpo que ayude a ir teniendo una preparación remota para la vida familiar y el amor. ¡Qué importante la educación para el amor! La educación sexual integral.

Ya en la adolescencia y juventud, la tarea está orientada a poder afianzar aquellos valores adquiridos en los primeros años de escolaridad. Pero también abiertos a la trascendencia; a la búsqueda de un mundo nuevo; a poder soñar con la paz, con la justicia, la libertad; todos anhelos y sueños puestos por Dios en el corazón humano. Como dice el documento de Aparecida, todos esos anhelos, “vienen de Dios y claman por Dios”. En esas búsquedas profundas, la tarea del docente consiste en mostrar horizontes de sentido, apuntar alto, buscar aquellos ideales más nobles e importantes. Para que sueñen con un mundo nuevo. Es el momento de alentar ideales y utopías. Ayudar a discernir entre ellas y las fantasías fugaces que a veces ofrece la droga, el alcohol, la violencia. Despertar corazones magnánimos capaces de entregar la vida en la búsqueda de ideales, y a la vez comprometidos con los pobres concretos del barrio vecino o con los refugiados en Haití o Europa, o con los que sufren las guerras y persecuciones.

Francisco también nos dice que, “una auténtica fe que nunca es cómoda e individualista, siempre implica un profundo deseo de cambiar el mundo, de transmitir valores, de dejar algo mejor detrás de nuestro paso por la tierra” (EG 183).

Es importante cuidarnos de la “cultura del descarte”, del uso y tiro. Fomentar iniciativas solidarias con los pobres y amigables con la creación.

Los sueños y los anhelos no nos tienen que hacer apartar de lo que es la situación concreta del sufrimiento que muchos viven, por eso tener el corazón en el cielo y los pies sobre la tierra. Y los maestros y profesores pueden encauzar y promover estos valores en la vida de nuestros niños y jóvenes.

En estos días (del 6 al 10 de septiembre), la visita del Papa Francisco a Colombia lleva un sólido y claro mensaje de paz al pueblo colombiano. “Demos el primer paso” es su lema y se comprueba en cada encuentro, en cada saludo. Demos el primer paso hacia el otro, mi prójimo. Le dijo a los jóvenes el día de su llegada a Bogotá que “no se dejen robar la alegría, la esperanza”, a los Obispos del CELAM les pidió que trabajen para el reino “con pasión” e insistió en el “discipulado misionero” de Aparecida, en su primera Misa en el Parque Simón Bolívar pidió a los colombianos “ser constructores de la paz, promotores de la vida”.

Aprendamos de esta catequesis de nuestro querido Papa en su andar por tierra colombiana. Que podamos también aplicar esas intenciones en nuestras vidas personales y comunitarias. Alegría, pasión, paz.

(*) Monseñor Jorge Lozano es Arzobispo de San Juan de Cuyo y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina.

    
Share Button

UN SOBRE VACÍO EN TUS MANOS…

REFLEXIÓN Monseñor Jorge Lozano sostiene que “Un sobre vacío en tus manospuede ser guardado para el momento que lo necesites, o tal vez lo podes usar muy pronto”.  Invita ésta semana a pensar en la Colecta “Más por Menos” del próximo domingo 10 de septiembre

Por Mons. Jorge Lozano | (*)    

Los sobres están preparados para albergar temporalmente cartas, fotos, tarjetas, que esperan ser entregados. Contienen mensajes para destinatarios concretos.

El sábado 9 y el domingo 10 de septiembre en todas las Parroquias, Capillas, Colegios, se realiza la Colecta Nacional “Más por Menos”. Ya muy conocida por todos. 

Hace tiempo venimos señalando (no sólo en la Iglesia) que en nuestro País hay inequidad en la distribución de los bienes. Esto implica que existen zonas muy ricas que contrastan lastimosamente con zonas muy pobres en las cuales la miseria parece cubrirlo todo. Una pobreza estructural que no logramos superar. En estos lugares (ricos y pobres) están nuestras comunidades eclesiales que buscan asumir una misma misión: anunciar la Buena Noticia del amor de Dios que nos hace hermanos. 

Esta breve descripción nos hace ver que hay Parroquias con muchos recursos económicos y posibilidades: proyector de video, salas bien pintadas y con temperaturas templadas, baños, mobiliario lindo, láminas, etc. Y otras con techo de chapa que calienta en verano y deja pasar frío en invierno, contrapiso sin revestir, paredes sin revocar, o comunidades que dan catequesis debajo de un árbol. Las mismas asimetrías sociales se transforman en eclesiales. Y esto no es justo. 

La colecta “Más por Menos” quiere ser un canal bien cercano de ayuda concreta, que busca restaurar la equidad entre todas las comunidades que profesamos una misma fe

Con el dinero recaudado también se ayuda a la participación de agentes pastorales en Encuentros Diocesanos o Nacionales diversos, se sostienen opciones de capacitación pastoral, se colabora para organizar cursos… ¡Y cuántas iniciativas de justicia y promoción humana!: Capacitación laboral, oficios, microemprendimientos de trabajo, huertas comunitarias, material didáctico y recreativo…

Te invito a entrar en la página de la colecta: www.colectamaspormenos.com.ar 

Allí podrás ver fotos de diversos emprendimientos que se sostuvieron con la colecta del año pasado. A mí me motivó mucho ver los rostros de alegría de quienes ponen manos a la obra impulsados por la solidaridad. 

El lema elegido para este año es significativo: “Tu solidaridad fortalece mi esperanza”. Cuando nos sentimos acompañados, aun en medio de dificultades, estamos de mejor ánimo y la esperanza se fortalece por las manos fraternas. En cambio, cuando nos abandonan o ignoran, la tristeza y el desaliento van ganando espacio en nuestro interior. 

En el sobre vacío que tenés o te entregarán podés poner tu colaboración para la colecta. No es sólo dinero, es también un mensaje que hacés llegar de “me importa” o “no me importa”, de “me comprometo” o “que se arreglen”.

Francisco nos enseña que “la Palabra ‘solidaridad’ está un poco gastada y a veces se interpreta mal, pero es mucho más que algunos actos esporádicos de generosidad”. Veamos qué pasa el fin de semana que viene.

El viernes 1º de septiembre se rezó en comunión por el cuidado de la creación, pedido del Papa Francisco a todas las personas de buena voluntad. En una celebración en una mezquita porteña organizada por diversas instituciones eclesiales, referentes de distintos credos oraron especialmente por el cuidado del agua en nuestro planeta. Fue una ocasión de inmensa fraternidad en la que solo era importante estar unidos por el amor a nuestro único mundo, a nuestra hermana agua. Las oraciones coincidieron en apelar a la responsabilidad intergeneracional de cuidado de la vida en todas sus formas, en saber ver la presencia de Dios en todas ellas.

(*) Monseñor Jorge Lozano es Arzobispo de San Juan de Cuyo y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina.

      
Share Button

“SAN ROMERO DE AMÉRICA”

TESTIMONIO & REFLEXIÓN Monseñor Jorge Lozano, la semana pasada evocó en Argentina a Monseñor Oscar Arnulfo Romero, con motivo de los 100 años del nacimiento del beato salvadoreño y de quien el Papa Francisco aseguró que fue “martirizado dos veces”. Esta semana Mons. Lozano viajó a El Salvador y en su habitual columna dominical, nos comparte al respecto momentos muy intentos en el País hermano, y algunas experiencias vividas “aún a riesgo de no encontrar las palabras más adecuadas para hacerlo” señala. El Papa Francisco envió como delegado suyo al Cardenal Ricardo Ezzati

   Por Mons. Jorge Lozano | (*)       

En esta semana pasada hemos compartido momentos muy intensos en El Salvador. Fuimos convocados Obispos, Sacerdotes, Diáconos, laicos de Pastoral Social y Cáritas de los países de América Latina y El Caribe. Éramos cerca de 60 participantes. Dos motivos nos llevaron hacia allí. Se cumplieron 50 años de una Encíclica social muy importante escrita por el Papa Beato Pablo VI, Populorum Progressio (acerca del Desarrollo de los Pueblos), y nos dedicamos al volver a analizar sus contenidos e implicancias. Además, el 15 de agosto de 1917 –hace 100 años– nacía el Beato Óscar Arnulfo Romero, Obispo y Mártir. 

Te comparto en estas líneas algunas experiencias vividas, aun a riesgo de no encontrar las palabras más adecuadas para hacerlo. 

El martes 15, solemnidad de la Asunción de la Virgen, fuimos a participar de la Misa en la Catedral de San Salvador. Salimos bien temprano en la mañana. La procesión de entrada ya era conmovedora. A cada costado, niños y niñas con los pies descalzos y apenas cubiertos con el barro de la pobreza, adolescentes de algunos colegios religiosos, familias, mujeres y hombres muy ancianos de rostros rugosos… Mientras caminábamos hacia el altar muchos extendían sus manos para apenas rozar con suavidad las nuestras o acariciar el ornamento. Sonrisas, lágrimas y miradas con mucha luz. La gente aplaudía como presintiendo que algo muy bueno estaba comenzando. El Templo desbordaba. Unos cuantos no pudieron entrar que siguieron la celebración desde la vereda. Durante la misa me saltaron las lágrimas en varias ocasiones. Lloré de alegría, de emoción, de vergüenza por los pecados propios, de dolor por tanta violencia, y de nuevo de alegría… El Papa Francisco envió como delegado suyo al Cardenal Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago de Chile. Su predicación fue hermosa y conmovedora, interrumpida varias veces por aplausos. Cuando usó la expresión “San Romero de América” la Catedral estalló en un aplauso, seguramente el más prolongado. La persona que guiaba la Misa ya lo había nombrado de ese modo. También llegó a lo profundo cuando destacó a Romero como “Mártir de la esperanza”.

Después de la bendición final fuimos a la Cripta en la cual está su sepultura. Allí se combinaban perfectamente dolor, silencio, unción, lágrimas, música, danza, fiesta. Amor del Pueblo por su Pastor que entregó la vida por amor a ellos. Me detuve un buen rato colocando mi mano sobre sus restos, besando la tumba, pidiendo a Jesús Buen Pastor el Espíritu para amar hasta el fin. Para servir a los pobres. Estampas que guardo en mi corazón.

De la Catedral fuimos al lugar en el cual lo asesinaron el 24 de marzo de 1980, la Capilla del Hospital del cual él también era Capellán. Pudimos evocar el momento del disparo del francotirador, justo en el momento de la Misa en el cual nuestro Obispo había concluido el ofrecimiento del pan y el vino. Varias veces lo habían amenazado buscando silenciar su predicación y moderar su compromiso. Pero él estaba convencido de seguir pidiendo paz, justicia, respeto a la integridad y la vida de todos. Una de las religiosas de la comunidad que se dedican a los enfermos del hospital nos mostró el ángulo del altar en el cual se encontraba Mons. Romero al momento de ser impactado por la bala y fotos de aquella tarde. Aquí también nos quedamos rezando un buen rato. No estábamos de visita turística sino en peregrinación por lugares sagrados. Muy cerquita de allí, a unos 50 metros, está la casa en la cual vivía y la pudimos visitar.

El Padre Rutilio Grande era muy amigo de Romero, tanto que fue el maestro de ceremonia en su ordenación episcopal. Lo emboscaron y asesinaron el sábado 12 de marzo de 1977, junto a un catequista y un joven campesino cuando iban en su auto a celebrar la Misa de la Novena de San José a una Parroquia. Después de estos asesinatos Mons. Romero le exigió al Gobierno se investigara lo sucedido identificando a los responsables, y les dijo que no participaría de ningún acto oficial hasta que eso se cumpliera. Hicimos un rato de oración en el lugar de la muerte y un rato después rezamos ante la sepultura de los tres en la Parroquia de San José.

La causa de Beatificación del P. Rutilio va avanzando y ya fue declarado Siervo de Dios. Nos contaban que tienen una lista de cerca de 500 personas asesinadas en El Salvador cuyas causas de beatificación están presentadas o por ser iniciadas: otro Obispo, Sacerdotes, Diáconos, Religiosas, Catequistas, miembros de comunidades…

Antes de ir al aeropuerto –en el camino de vuelta a casa, en Argentina-, fuimos con otros dos Obispos a rezar a la UCA (Universidad Centro Americana El Salvador) a cargo de los Padres Jesuitas. Allí, en la madrugada del 16 de noviembre de 1989 fueron asesinados, casi fusilados, 6 Sacerdotes Jesuitas. Los sacaron de las habitaciones, los hicieron acostar en el pasto boca abajo y los acribillaron. Lo mismo hicieron a Elba (la cocinera) de 42 años y a su hija Celina de 16. El marido de Elba, que es jardinero, no estaba en la casa esa noche. En el lugar en el cual los mataron sembró una gramilla mullida y plantó unos rosales que están hermosos. Quiso poner algo de belleza en un lugar signado por el horror. Aquí y en la Capilla hicimos oración. 

En esta Universidad hay un Centro Pastoral y una “sala memorial de mártires” en la cual se encuentra la ropa que tenían los seis asesinados, fotos de religiosas y religiosos martirizados, pertenencias de Mons. Romero, casquillos de balas de atentados en otros lugares del país, testimonios de muerte. Y de esas vidas. La misa de clausura de nuestro encuentro fue presidida por el recientemente designado Cardenal Gregorio Rosa Chaves, que fue secretario de Mons. Romero y quien desde un principio se dedicó con fervor a promover la causa de su beatificación. Su predicación fue emotiva y de tono testimonial. Recojo una frase suya: “Una Iglesia martirial es una Iglesia atractiva, fascinante”. Así lo pude constatar.

El jueves 17 de agosto en Barcelona, “ciudad global” ubicada en la costa que mira al mar Mediterráneo desde España, sucedió un atentado terrorista en el que murieron 14 personas y quedan más de 100 heridos. Horas más tarde, a 100 km de Barcelona, fue Cambrils el lugar en el que las fuerzas de seguridad interceptaron a un grupo terrorista que planeaba otro atentado. El saldo es de 5 muertos y 6 heridos. El viernes 18, mientras estaba terminando de escribir esta columna, desde la ciudad de Turku en Finlandia, llegaban noticias de otra situación de violencia terrorista. 

Los números son solo eso: números. Miremos cuánta vida tirada, desperdiciada, atropellada. La violencia nunca fue ni será el camino para la construcción de un mundo mejor. ¿Cuándo lo aprenderemos como humanidad?  Recemos juntos por la paz. Trabajemos juntos por la paz.

Este domingo se festeja el Día del Niño. Casi como una luz disipadora de toda oscuridad, aparecen los niños y su esperanza explícita. Ellos nos indican con su ternura y pureza que todavía hay tiempo para ser mejores, para emprender cosas nuevas y buenas que hagan mucho bien. Acompañemos la infancia cuidándola, respetando sus sueños, abrazando su vida como venga.

(*) Monseñor Jorge Lozano es Arzobispo de San Juan de Cuyo y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina.

      
Share Button

SAN CAYETANO, AMIGO DE LOS TRABAJADORES

REFLEXIÓN Monseñor Jorge Lozano sostiene que “Los Santos son ejemplo de cómo vivir el Evangelio a fondo e intercesores en nuestras causas ante Dios, en ese espíritu, mirando a San Cayetano, cuya fiesta celebramos este lunes, pidamos al Padre bueno Paz, Justicia e Igualdad”. “San Cayetano, amigo de los trabajadores, danos la Paz, la Justicia y la Igualdad”

 Por Mons. Jorge Lozano |  (*)   

Cada 7 de agosto muchas Capillas, Parroquias, ermitas, celebran al Santo del pan y el trabajo. En algunos lugares hay varios horarios de misas y bendiciones a las que concurren multitudes de peregrinos; en otros, un puñado de fieles se congrega para rezar.

Cada año el Santuario del barrio de Liniers, en Buenos Aires, en el cual tiene origen la devoción define un lema que marca el tono de las predicaciones de la Novena. En esta oportunidad se decidió proponer “San Cayetano, amigo de los trabajadores, danos la Paz, la Justicia y la Igualdad”. Casi siempre el lema está formulado como una oración que se dirige al Santo Patrono.

Se comienza expresando una manifestación de fe en quien es aquel al que visitamos y rezamos. Es un “amigo de los trabajadores”. No es el único. Pensemos por ejemplo en San José, San Isidro Labrador, San Pantaleón, y tantos otros a quienes también expresamos nuestro cariño y devoción. Los santos son amigos de Dios para acercarse a los hombres, y amigos de los hombres para que nos conduzcan a Jesús. Ellos son ejemplo de cómo vivir el Evangelio a fondo. Y también son intercesores en nuestras causas ante Dios.

Cada peregrino lleva en su corazón peticiones particulares propias, de su familia, amigos, vecinos. Pero todos nos sumamos cuando rogamos algo en común para el país. Este año centramos la oración en pedir tres cosas: Paz, Justicia, Igualdad.

Ante tantos hechos de violencia necesitamos paz en nuestros hogares, desgarrados muchos de ellos por el maltrato a la mujer (verbal y físico), paz en la escuela, la calle. Cómo no mirar también a los pueblos que están en guerra y sufren mutilaciones, muertes, destrucción de viviendas, hospitales y escuelas. Jesús nos enseñó: “Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”. (Mt 5,9)

San Cayetano, danos la Paz. La Paz es fruto de la Justicia, y muchos sufren por su ausencia respecto del trabajo. Hermanos nuestros esclavizados en talleres clandestinos, campesinos que trabajan y duermen en condiciones indignas, adolescentes y niños usados para mendigar. Mientras unos pocos acumulan riqueza muchos reciben migajas. Jesús nos enseñó: “Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos”. (Mt 5,9)

San Cayetano, danos Justicia. Hay grandes brechas en nuestra sociedad. Quienes están debajo de la línea de pobreza, las familias que no tienen acceso a cloacas y a agua potable, los niños que abandonan el sistema educativo, los que comparten colchón para dormir, los que no comen lo necesario, los que tienen piso de tierra en la casilla, los que son tratados como descartables… Nos enseña la carta de San Juan que “si alguien dice ‘yo amo a Dios’, y aborrece a su hermano es un mentiroso. Porque el que no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve”. (1 Jn 4, 20 )

San Cayetano, danos Igualdad. Te invito a sumarte en la oración. Tal vez tengas cerca alguno de los lugares de peregrinación, o una estampita en tu casa. Pidamos juntos con confianza en nuestro amigo San Cayetano.

Nos enseña Francisco que “en el trabajo libre, creativo, participativo y solidario, el ser humano expresa y acrecienta la dignidad de su vida. El salario justo permite el acceso adecuado a los demás bienes que están destinados al uso común”. (EG 192)

(*) Monseñor Jorge Lozano es Arzobispo de San Juan de Cuyo y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina.

    
Share Button

FRANCISCO PROPONE PARA ESTE JUEVES A LAS 13 DEDICAR “UN MINUTO DE PAZ POR EL MUNDO”

“UN MINUTO DE PAZ POR EL MUNDO” El Papa Francisco llamó a Cristianos, Judíos y Musulmanes a dedicar este jueves “Un minuto de Paz por el mundo”, es a las 13H00 horas locales (11H00 GMT). Recuerda la histórica reunión en 2014 en los jardines del Vaticano con el fallecido Presidente de Israel Shimon Peres, y el líder Palestino Mahmud Abas

Por Oscar Dufour |                                           

Es la Plaza de San Pedro, ciudad del Vaticano, el escenario de los momentos más importantes de la historia del mundo y punto de referencia de los cinco continentes, este miércoles el Papa Francisco, el Padre franciscano venido del sur, llamó allí a dedicar  “Un minuto de Paz por el mundo”.

Francisco es un Papa acorde a nuestros tiempos, con una inédita actitud popular que lo acerca aún más a la gente y también a autoridades gubernamentales; ellos, desprotegidos o poderosos son cautivados por su personalidad al tiempo que la profundidad de sus mensajes, siempre de una u otra manera, penetran sus corazones ávidos de una mano amiga.

Ante miles y miles de fieles y seguidores, con la Basílica de San Pedro integrada en la imponente Plaza Vaticana, Francisco representa a la Iglesia abierta al mundo, la Iglesia católica que se abre sin distinciones para acoger a todos, y en ese marco explicó a los asistentes a la audiencia general “Mañana, se renueva en diversos países, la iniciativa un minuto para la Paz. Un pequeño momento de oración, para recordar el encuentro en el Vaticano que mantuve con el desaparecido Presidente Israelí Peres y el Presidente Palestino Abas”.

Con el entorno de las 284 columnatas que rodean la Plaza Oval de San Pedro, donde se erigen las 140 estatuas que representan la imagen de Santos, el Papa Francisco invitó otra vez a rezar “Un minuto por la Paz en el mundo”, donde reconoció “En nuestro tiempo es muy urgente rezar -Cristianos, Judíos y Musulmanes- por la Paz”.

La iniciativa surgió hace tres años con motivo del ruego del Santo Padre con los Presidentes de Israel y Palestina, que incluye a las fieles de las tres religiones monoteístas, y cada una según su credo harán al unísono en cada rincón del planeta, que a las 13H00 horas locales (11H00 GMT) durante 1’ expresen su recogimiento por la Paz mundial.

Francisco, es el Papa del signo de los tiempos, el Pontífice que con sus acciones y mensajes, transmite el ideal cristiano, que no es otra cosa que el amor de Dios, y esa tal vez sea la clave, para entender su misión y su palabra que gratamente te interpela y a no pocos, felizmente incomoda.

Los que quieran oír… que oigan

                       

Share Button