Archivo de la etiqueta: perón

EL 17 DE OCTUBRE, AYER Y HOY SIEMPRE UNA EPOPEYA INIGUALABLE


| PERÓN-TRABAJADORES-EVITA | Peronismo unido. Una epopeya inigualable, una trama épica dio lugar el 17 de octubre de 1945 al nacimiento del Movimiento Nacional Justicialista. El Peronismo unido y el encuentro en La Pampa encolumnados con nuestros candidatos Alberto y Cristina.  “La segura dignidad”


                                                                           Por Oscar Dufour | (*)                     

|El Peronista conoce la transformación del País surgida en la bisagra de la historia nacional que fue el 17 de octubre de 1945, el destino entonces, jugó a favor de la Nación Argentina y produjo para ese día la perfecta simbiosis en el encuentro Perón-Trabajadores-Evita.

Ahora bien, el Peronismo es por sobre todo un sentimiento, y quienes lo sentimos, –los de hoy y los de ayer-, lo manifestamos a lo largo de más de siete décadas con distintos matices, pero siempre con toda intensidad, fuerza y pasión.

Por contemporaneidad los que vivieron las épocas de los ‘40 y ‘50, por referencias de padres a hijos, los que nacieron entonces y después, y porque está la heredad de la Patria en quienes componen las generaciones presentes, que conocen la historia contada y leída con mil “tonos” por millones de argentinos que vivieron los cambios revolucionarios y supieron ser poleas de transmisión entre las buenas nuevas y la ansiedad por conocerlas.

Hay así alrededor del Peronismo toda una magia de interés por conocerlo, muchos pechos se hinchan cuando se cuentan historias, nada más épico y trascendente que el Peronismo en lucha. El Gral. Juan D. Perón, tres veces Presidente de los Argentinos, llega entonces para avasallar a los enemigos de la Patria y resuelve su contienda con un bien inconmensurable que deja como herencia para todos los argentinos: “La segura dignidad”.

Si hubiera que recordar a Perón por un hecho en su vida, bastaría con señalarlo como el hombre que lideró la conquista de la dignidad del hombre argentino y su familia. Conquista ¡Sí!, porque la conquista de los derechos civiles y políticos para el 90% del pueblo, dio vuelta el mapa cívico, para poner a esa mayoría postergada al otro lado del mostrador en la vida activa Argentina, con derechos y obligaciones conocidos por todos los ciudadanos, dando nacimiento al llamado “Estado Benefactor”, la Argentina de los niños sin hambre, de los hombres y mujeres con trabajo, de los abuelos protegidos, de los postergados, de la familia con techo.

Con la Constitución Nacional de 1949 se consolidó una nueva Argentina, y se terminó la explotación del hombre por el hombre, del “ya votó”; de la falta de beneficios sociales, de las leyes laborales justas, de la justa distribución de la riqueza, del derecho del trabajador de asociarse a los Sindicatos, del derecho y privilegio para los niños, del derecho de los ancianos, del derecho al trabajo, a la educación, a la salud, al aguinaldo, al descanso semanal, a las vacaciones pagas, a la jubilación; en conclusión: A la Dignidad Humana.

Después del 16 de septiembre de 1955, se instala por fuerza un modelo de País distinto con intereses contrarios a la Argentina y a los argentinos, desalojando ilegítimamente al Peronismo del Gobierno, dejando atrás la Argentina de los sueños y postergando por generaciones tantas esperanzas y anhelos compartidos, El Peronismo, entonces, aprieta sus filas alrededor de Perón, y la columna vertebral –es decir el movimiento obrero organizado– y los soñadores de la libertad organizaron la resistencia y lucharon a costa de sus libertades, de sus seguridades y de sus vidas. Miles forman parte de la historia de los que se fueron sin querer irse, aquellos que presentaron batalla hasta entregar la vida!

Muchos Argentinos, en su gran mayoría anónimos, han sido y son protagonistas y fieles defensores de la Doctrina Nacional Justicialista recreando su mensaje, y señalando el camino de los tiempos por venir… Conocimos la lucha, la persecución, la muerte, pero por sobre todas las cosas, el inmenso honor de pertenecer al Movimiento Nacional Justicialista.

En la actualidad ninguna de sus banderas ha caído, pese al empeño y desacierto de unos pocos, –los mínimos de siempre-, la permanencia del ideal Peronista de Justicia Social, Libertad Económica y Soberanía Política, hoy tiene tanta fuerza y es tan auténtico como en sus inicios de los años cuarenta. Lo demuestra el incansable trabajo de muchos de nuestros compañeros.

A 74 años de aquel 17 de octubre, no deseo políticamente otra cosa que un Peronismo unido, un Peronismo que nos cobije a todos sin odios ni rencores, donde podamos sentirnos simplemente Peronistas.

Ese es el espíritu que hoy anima a todos nuestros compañeros a lo largo y ancho de Argentina, y que tiene circunstancial epicentro en el multitudinario encuentro en La Pampa, encolumnados con nuestros candidatos presidenciales Alberto y Cristina (una fórmula de Estado), el mejor ejemplo de compromiso con las generaciones futuras, y la Argentina que vendrá.

Interpreto que ese es el mejor homenaje a esta Epopeya inigualable que fue 17 de octubre del ‘45.

Los que quieran oír… que oigan

(*) Oscar Dufour es escritor, periodista y ensayista. Director General de 5Minutos de Noticias y Revista Tiempo 30. Columnista de medios internacionales.  Vicepresidente de la Asociación de Periodistas de Moreno – Provincia de Buenos Aires.            
 


 
Share Button

EN EL DÍA DEL TRABAJADOR, ALGO PARA RECORDAR

   

| DIGNIFICAR EL TRABAJO Y HUMANIZAR EL CAPITAL |  En la actualidad con plena vigencia, es el concepto central que expresó el entonces Presidente Juan Perón cuando proclamó los 10 derechos básicos del Trabajador Argentino. Los Sindicatos que no claudican resisten junto a los trabajadores el embate del Gobierno del Presidente Macri por “flexibilizarlos”. Derechos con contenido, significación y alcance universal

    Por Oscar Dufour | (*)         

Los Derechos del Trabajador Argentino -inalienables e imprescriptibles- son obra del Presidente Juan Domingo Perón; el 24 de febrero de 1947 proclamó los 10 derechos básicos en un acto realizado con la Confederación General del Trabajo (CGT) en el Teatro Colón, y logró que el Congreso Nacional los sancionara con fuerza de Ley el 7 de marzo del mismo año. Fueron formalizados a través del Decreto del Poder Ejecutivo Nacional Nº 4865/47, para luego ser incorporados en la nueva Constitución Nacional sancionada por la Convención Constituyente del 11 de Marzo de 1949, en su artículo 37º, (Constitución que fue derogada mediante un simple decreto, por el gobierno de facto que lo derrocó).

Previo a la proclamación de Perón, la Constitución de la Nación Argentina en su artículo 14º del año 1853, solo establecía el derecho al trabajo sin precisar sus condiciones. A posteriori, el artículo 14º bis, donde se establecen las “condiciones laborales dignas”, fue recién impuesto a partir de la reforma de 1957, sin el voto del Peronismo que se hallaba proscripto y prohibido.

Los 10 derechos básicos que forman parte de nuestra historia: “1º) Derecho de trabajar, 2º) Derecho a una retribución justa, 3º) Derecho a la capacitación, 4º) Derecho a condiciones dignas de trabajo, 5º) Derecho a la preservación de la salud (Vacaciones Pagas), 6º) Derecho al bienestar, 7º) Derecho a la seguridad social (Jubilación), 8º) Derecho a la protección de la familia, 9º) Derecho al mejoramiento económico, y 10º) Derecho a la defensa de los intereses profesionales”.

EL ENTONCES PRESIDENTE PERÓN PROCLAMA LOS DERECHOS DEL TRABAJADOR (audio original/fragmento)

 

Preguntémonos ¿Por qué se celebra el Día del Trabajador?

El Día del Trabajo celebra los logros alcanzados por los trabajadores de todo el mundo, como es la jornada de ocho horas, con dos días de descanso a la semana. Hasta entonces lo normal era trabajar 12 y 16 horas. Sin duda, la contracara de la tan pretendida flexibilidad laboral o desregulación del mercado de trabajo, que de diferentes formas, acecha el Gobierno del Presidente Macri. Este viernes ingresaron en el Senado de la Nación tres proyectos que remitió el Poder Ejecutivo apuntando a la “Reforma Laboral” y a un “Cambio en las indemnizaciones por despidos”.

Ahora bien, los derechos del trabajador no resultaron gratuitos, ni en Argentina ni en ningún País del mundo, sino miremos en la región a nuestros hermanos de Brasil, en especial la injusta cárcel por la que atraviesa por estas horas el ex Presidente y líder del Partido de los Trabajadores, Luiz Inácio “Lula” Da Silva, enmarcado en un ataque a los gobiernos nacionales, populares y democráticos que conlleva vertiginosamente al retroceso social y económico de Latinoamérica.

Por lo tanto este 1º de Mayo es una excelente oportunidad para reflexionar acerca del trabajo y la dignidad que implica; aunque no pocos poderosos centren su atención exclusivamente en el dinero, sin importarles el “factor” humano, la inclusión social, etc., para ellos como respuesta el sabio pensamiento del Papa Francisco -que comparto plenamente-: “¡El dinero debe servir y no gobernar!”. Pensemos también en los millones de compatriotas que no tienen trabajo.

Finalmente, entremezclando el pasado y el presente de los Derechos del Trabajador Argentino, también un 1º de Mayo pero de 1952, Eva Perón quien tanto hizo por los trabajadores, los más desprotegidos, brindaba su último discurso, y con la juventud de sus 33 años advertía que los tiempos que venían no eran los mejores para los trabajadores. No se equivocó. Ante ese escenario político, en su despedida, en su involuntario adiós que acontecía dos meses después, nos dejaba este mensaje para los tiempos que en la actualidad cobra una extraordinaria vigencia: “Nosotros somos el Pueblo y yo sé que estando el Pueblo alerta somos invencibles porque somos la Patria misma”. 

Los que quieran oír… que oigan

(*) Oscar Dufour es escritor, periodista y ensayista. Director General de  5minutosdenoticias y Revista Tiempo30. Vicepresidente de la Asociación de Periodistas de Moreno – Provincia de Buenos Aires.

                   

 
Share Button

UNA MULTITUD DE TRABAJADORES LIDERADOS POR HUGO MOYANO RECLAMÓ AL GOBIERNO DEL PRESIDENTE MACRI QUE CAMBIE EL RUMBO ECONÓMICO

GIF

   

| POR UNA ARGENTINA PARA TODOS | Nuevamente como en los ‘90 con el Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA) el líder de Camioneros Hugo Moyano, enfrenta las políticas neoliberales y sale en defensa de los derechos de los trabajadores. Los seis puntos del documento de la CGT “Quien quiera oír que oiga” leídos por Juan Carlos Schmid. Y la fuerte presencia de la Corriente Federal de Trabajadores de la CGT  con la presencia “transversal y heterodoxa” de las CTA y movimientos sociales junto a Sindicatos de la CGT. Gigantesca movilización de más de 500.000 trabajadores que confluyeron en Belgrano y 9 de Julio que se replicó en todo el País

                      | Análisis |

  Por Oscar Dufour | (*)         

 

Con un discurso fuerte, directo y sin eufemismos, Hugo Moyano, confrontó al Gobierno del Presidente Macri. Previamente, diferentes oradores hicieron los propio como el líder de la Bancaria y referente de la Corriente Federal de Trabajadores de la CGT, Sergio Palazzo; Pablo Micheli y Hugo Yasky, Secretarios Generales de las CTA Autónoma y de los Trabajadores respectivamente, como también movimientos sociales como la CTEP. El primero en hablar fue el moyanista Juan Carlos Schmid, uno de los triunviros de la CGT y repasó los 6 puntos del duro documento que emitió semanas atrás la central obrera en Mar del Plata titulado “Quien quiera oír que oiga”. Todos coincidieron en apuntar contra las políticas de ajuste del Gobierno y en construir una Argentina para todos.

Nota Relacionada: “ESTE 21 DE FEBRERO LOS TRABAJADORES QUIEREN HACERSE ESCUCHAR”

En unidad y solidaridad una multitud brindó un claro mensaje a la Argentina y al mundo: “La defensa de los derechos de los trabajadores”.

Organizaciones sindicales, políticas y sociales, en unidad de acción y de concepción, estuvieron codo a codo como hace muchos años no se veía, como cuando allá en los ‘90 estrecharon filas enfrentando las políticas neoliberales del entonces Presidente Menem. En la actualidad decirle No a la pretendida reforma laboral impulsada por el Gobierno del Presidente Macri, encuentra sin proponérselo un mismo protagonista, el líder de Camioneros Hugo Moyano. Fue en los ‘90 un referente del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA), desde allí catapultado al frente de la CGT, donde se convirtió indiscutiblemente en el líder sindical más importante de los últimos 20 años.

Entre la multitud de trabajadores, se apreció la presencia de reclamos emblemáticos como los “Mineros despedidos de Río Turbio”. Todo un símbolo de la Argentina de hoy. Pero la postal del día la brindaron en “Puente Avellaneda” los curtidores (foto) que lidera el Diputado Nacional (FpV-PJ) Walter Correa junto a “Unidos y Organizados”, lo más parecido al ‘45 cuando los obreros que cruzando puentes y saltando tranqueras, dieron nacimiento a lo que es hoy el Peronismo.

Aunque algunos dirigentes de gremios numerosos, como el mercantil Armando Cavalieri o el metalúrgico Antonio Caló (a modo de ejemplo) decidieron no participar de la movilización; regionales de esas organizaciones claramente identificadas estuvieron presentes en la convocatoria de Camioneros. Un verdadero llamado de atención a los Jefes sindicales.

En conclusión, el 21F fue una marcha sindical y política opositora realmente importante, que anticipa la decisión y firmeza del movimiento obrero argentino en defensa de los derechos de los trabajadores, un escenario que de mantenerse, probablemente pone en riesgo el liderazgo de algunos dirigentes sindicales que hoy no se hicieron presente.

Los que quieran oír… que oigan

(*) Oscar Dufour es escritor, periodista y ensayista. Director General de 5minutosdenoticias y Revista Tiempo30. Vicepresidente de la Asociación de Periodistas de Moreno – Provincia de Buenos Aires.

                   

GIF

Share Button

“ESTE 21 DE FEBRERO LOS TRABAJADORES QUIEREN HACERSE ESCUCHAR”

GIF

   

| POR UNA ARGENTINA PARA TODOS | Por nuestros derechos, por la defensa del trabajo y la producción nacional, volvamos a construir una Argentina para todos. “Para el mantenimiento de la unidad nacional y la paz social”

 

  Por Oscar Dufour | (*)         

 

El  Presidente de la Nación en tres períodos, Juan Domingo Perón, con un pensamiento influyente en la historia de nuestro País, en la región y también en el mundo, entendió que era fundamental para el mantenimiento de la unidad nacional y la paz social, distribuir la riqueza que generaba el País de la manera más equitativa posible.

Antes de Perón no existían derechos para el pueblo trabajador, solo obligaciones. En pocas palabras, transformó para bien la vida de la mayoría de los argentinos, aún incluso de los que llegaron a odiarlo. Es que junto al Movimiento Nacional Justicialista que creó y lideró, promovió y concretó derechos largamente reclamados, hizo floreciente a la industria nacional, realizó una gigantesca obra pública, y tuvimos pleno empleo. Sí, leyeron bien, aunque algunos pretendan negarlo, pleno empleo.

En la actualidad, una nueva aventura neoliberal desde la administración del Estado Argentino, sin piedad, con total insensibilidad, avasalla derechos, cercena conquistas, y lo que es peor aún, transforma a mi criterio la grieta existente, en un gran abismo moral. Van contra el único capital humano, que tienen los que no tienen nada: la conciencia y la dignidad.

A pocas horas de este 21 de febrero de 2018, a pocas horas donde un grupo de dirigentes enrolados en la Corriente Federal de Trabajadores-CGT, junto a los compañeros de Camioneros, otros gremios de la CGT, los movimientos sociales y los sindicatos que integran las dos CTA, se movilizan contra las políticas de exclusión del Gobierno del Presidente Macri, desde este editorial sumo respetuosamente pero con firmeza mi voz para que los trabajadores sean escuchados.  Para que se termine señor Presidente el ajuste, los aumentos, la precarización laboral, los despidos, y porque no, para que volvamos a construir una Argentina para todos.

El logro más importante que legó Perón a nuestra generación y a las generaciones venideras, fue la conciencia adquirida por los trabajadores acerca de su propia dignidad, con una política tendiente al fortalecimiento de los sindicatos y del rol que les tocó jugar ayer, hoy y siempre, en la vida política y social del País.

Los que quieran oír… que oigan

(*) Oscar Dufour es escritor, periodista y ensayista. Director General de 5minutosdenoticias y Revista Tiempo30. Vicepresidente de la Asociación de Periodistas de Moreno – Provincia de Buenos Aires.

                     

GIF

Share Button

FRANCO LA PORTA PUSO EN SU LUGAR A DE LA TORRE

LA PORTA & DE LA TORRE  El caudillo Peronista de San Miguel, Franco La Porta, el mismo día que Joaquín De La Torre asumió casi en soledad como Ministro de María Eugenia Vidal, arrasó con la convocatoria de Intendentes, Legisladores, ex Intendentes y dirigentes del Peronismo de distintos Municipios de la Provincia de Buenos Aires, como una cabal demostración, de que por lo menos en el PJ, De La Torre no representa a nadie.

Por Oscar Dufour |                                          twitter DufourOscar

Cuando en política se generan expectativas, cuando se formulan promesas que influyen o que pretenden influir en un escenario de Gobierno y modificar un statu-quo, garantizando como pretendió el ahora Ministro Joaquín De La Torre, de llenar en su jura de Peronistas el Salón Dorado de la Gobernación bonaerense, sucede que cuando no se concretan, como ocurrió en este caso, no solo se pierde credibilidad, esperanza y augurio; sino que da lugar al viejo axioma que dice “del ridículo no se vuelve”.

Ese mismo día, el caudillo Peronista de San Miguel, Franco La Porta, el dirigente que reprende con más dureza al ex Frente para la Victoria y ex Frente Renovador Joaquín De La Torre por su “salida” del Distrito, puso las cosas en su lugar; y como contrapartida a la soledad peronista del ahora Ministro de la Gobernadora María Eugenia Vidal, en la sede situada en Muñoz 1710 del Partido de San Miguel, desde el llano, arrasó con una extraordinaria convocatoria donde albergó un encuentro de Intendentes, Legisladores, ex Intendentes y dirigentes del Peronismo de distintos Municipios de la Provincia de Buenos Aires como muestra de unidad y apertura, donde trataron no solo la problemática de San Miguel y “el falso profeta”, sino en especial una agenda de la vida real, que fue desde el incremento de la pobreza y el tarifazo, hasta la problemática de la inseguridad, educación, salud, y las Pymes.

Las fotos son más que elocuentes, se hicieron presentes, los Intendentes Verónica Magario (La Matanza), Gustavo Menéndez (Merlo), Juanchi Zabaleta (Hurlingham), Leo Nardini (Malvinas Argentinas), Juan Pablo De Jesús (La Costa), Francisco Echarren (Castelli), Ricardo Casi (Colón), German Lago (Alberti), Ricardo Curuchet ( Marcos Paz), Santiago Magiotti (Navarro); los Diputados Julián Domínguez y Andrés Quinteros. Los ex intendentes Juan Pablo Anghileri (Gral. Rodríguez), Jorge Fernández (Lincoln), Ricardo Bozzani (Exaltación De la Cruz), Antonio Delfino (Suipacha), Carlos Calo (Las Heras), Tacho Sobrero (Magdalena) Gastón Arias (Brandsen). Los dirigentes Adrian Santarelli (Lomas de Zamora), José Molina (Pilar), Mario Cafiero, Gonzalo Atanasoff (La Plata), Santiago Cafiero y Hugo Azerrat (San Isidro), Gustavo Aguilera y Fernando Coronel (San Fernando), Leo Boto y Ariel Notta (Lujan). El Consejero escolar (San Miguel) Mario Salvaggio; los Concejales (San Miguel) Javier Coronel, Juanjo Castro y Sebastián Cáceres.

En conclusión: El Peronismo desde su comienzo siempre brindó apertura en este amplio movimiento nacional justicialista, pero también fustigó con dureza a los impostores, a los “falsos profetas”, y a los hipócritas que intentan “vender” ilusiones.

Interpreto que Perón tenía razón en decir que no critiquemos tanto a nuestros adversarios, a lo mejor aprenden.

Los que quiera oír… que oigan

      twitter DufourOscar            Twitter 5minutosdenoticias

Share Button

Perón y el trabajo “Laboremus”

Por José Luis Muñoz Azpiri (h) (*) |

En uno de sus habituales diálogos con el pueblo el General Perón12107194_509621075866308_4546285238031275275_n anunció en la Plaza de Mayo, el 17 de Octubre de 1950, una síntesis de su pensamiento político y doctrinario contenida en 20 puntos fundamentales. Este manual práctico de conducta cívica se conoce desde entonces como “Las 20 verdades del Justicialismo”.

La quinta “verdad” reza así: “En la nueva Argentina el trabajo es un derecho que crea la dignidad del hombre y es un deber porque es justo que cada uno produzca por lo menos lo que consume”. A su vez, la verdad anterior sostenía que “no existe para el peronismo más que una sola clase de hombres: los que trabajan.

La oración del trabajo. La única oración que llega a Dios, se ha sostenido, es la del trabajo: En tiempo de menos ruido y más nueces se dijo: “Laborare est orare”. El brazo caído niega la vida, atrae el dolor, nos vuelve tristes y menesterosos, aleja todo horizonte de nosotros. El sudor de la frente borra el designio escrito por la fatalidad; la ruina no puede amenazar la casa reparada y sostenida de continuo; no hay edificio que se resquebraje cuando lo apuntala el esfuerzo.

La muerte no puede triunfar de la vida que es amor hecho trabajo. No hay felicidad en la tierra pero si existe la alegría; su fuente mana de nuestra vida interna gracias a la emoción que engendra el trabajo productivo. El destino pende de nuestra mano, de nuestro brazo tenso. La única oración que llega a Dios es la del pensamiento y el músculo. Hay que rezar con la pluma, el arado y el martillo.. Hay que velar al pie de todos los yunques. La luz ha de venir de las fraguas, la salud nacerá del empuje creador.

“Trabajemos” (“Laboremus”). Tal fue la consigna de Septimio Severo, el emperador, cuando sintió llegar la muerte en Britania. El mundo reposaba entonces en su fuerza y su ánimo.

A partir de 1946, Perón apeló al esfuerzo argentino. Ofreció un premio excitante: la Patria mayor, la tierra de la profecía, creada por cada uno de nosotros con sus propias manos. Fue aquella una patriada flor. Todos nos empleamos en ella. La aventura repitió el verso del Himno: “Aquí el brazo argentino triunfó”. La factoría cedió su lugar a la Nación, Los ojos ahítos de contemplar el arribo de naves europeas al Puerto volvieron su atención hacia las migraciones humanas que se desplazaban desde el interior de la República hacia el Río materno. Nuestro Oriente fue a partir de entonces, el Oeste.

Nadie nos regaló nada Siempre debió ser así. Todo lo que tenemos proviene de la escuela del esfuerzo vernáculo. Todo lo hemos aprendido con la pedagogía del sudor y el ofrecimiento. Nadie nos regaló nunca nada. Quienes nos expoliaron inventaron la leyenda de nuestra indolencia y nuestra incuria. Cuando todo estaba hecho aparecieron los críticos para cultivar su propia autobiografía. Quienes fraguaron la leyenda de nuestra “haraganería” no se tomaron siquiera el pequeño trabajo de enterarse acerca de lo que trataban. Los únicos “haraganes” que hubo aquí fueron quienes se regocijaban con el espectáculo del Puerto desde las ventanas de una cueva financiera.

El letrero del Himno, al que hemos aludido, cubrió empresas como la de la marcha de Hernandarias hasta la Patagonia., las expediciones anuales al País de la Sal (Salinas Grandes) durante dos siglos, obra de cíclopes, poco menos que desconocida – las carretas orientándose por las estrellas como en la navegación de altura – la liberación de la Patria y naciones hermanas, la organización y constitución política del país, la creación de fortines, germen de pueblos, raíz civilizadora, a todo lo largo de las fronteras Sur y Norte, sobre la pampa, el arenal cuyano y la selva chaqueña, la Zanja de Alsina, excavada a pico y pala a lo largo de cuatrocientos kilómetros, tarea digna de los tiempos faraónicos, que aún aguarda a su cronista, la colonización del Desierto detrás de los “chinos” de Roca, el trazado de los viejos caminos, la construcción del primer ferrocarril, el Oeste, hazaña netamente argentina e interrumpida cuando gobiernos carentes de moral y de principios regalaron locomotoras, estaciones, rieles y durmientes al extranjero, temerosos y, a la vez, avergonzados que las ferrovías gauchas pudieran alcanzar el Pacífico, el desmonte y los obrajes en el Norte, el tendido de centenares de líneas telegráficas, el patrullaje marítimo desde Ensenada hasta las Islas Malvinas, el descubrimiento de la Antártida, etc. Mientras tanto, la inteligencia nacional se daba tiempo para concebir el más grande poema épico del mundo Occidental y remontar la poesía castellana hasta alturas que no había alcanzado desde la muerte de Calderón. La ciencia adelantaba con Francisco Javier Muñiz, la paleontología, con Ameghino, la arqueología, con Ambrosetti…. Cuando el rémington y la tuberculosis terminaron con el gaucho, sus beneficiarios descubrieron que había nacido haragán.

Perón decidió que el sudor argentino beneficiaría directamente a la colectividad y no a los descubridores e inventores de la holgazanería ajena. Es a partir de 1945 que nuestra tarea está rodeada de respeto y dignidad. Terminaron los encomenderos, los Shylocks de ropavejería. No seremos ya escarnio del indiferente ni instrumento de la voracidad de los poderosos. Lo mejor que tenemos es el pueblo, lo mejor que tuvimos es el gaucho. Una gauchada es todavía lo mejor que puede hacer un argentino. Los dos brazos del peronismo son la ayuda social y la justicia social. Con ellos recibe el pueblo “un abrazo de justicia y de amor”.

Nos afanamos a la labor con gusto y nos unimos a través de la tarea con nuestra patria y con nosotros mismos. “Si no podéis trabajar con amor y si solo con el fastidio – recomienda un poeta árabe – es mejor que abandonéis la tarea y os sentéis a la puerta del templo para recibir limosna de los que trabajan con alegría”. Nos hemos movilizado cantando en procura de un ideal extraordinario. Hasta 1944 y 1945 el trabajo era tan solo una de las expresiones de la violación de los derechos humanos y no una victoria del derecho social.

La Confederación General del Trabajo es la columna vertebral del Movimiento Nacional Justicialista. Perón derrotó la incuria, la holganza, la despreocupación, el ¿… y, total, pá que?, el crapuloso “no te metás”, el “vámo y vámo”, la incompetencia, la expoliación que se ceba en la ignorancia y el desgano, presión colonialista que encuentra apoyo en el compatriota cómodo, la miseria dramática de un enorme porcentaje de argentinos, las escuelas despobladas, los ranchos con vinchucas, la infancia desvalida, los reclutas vencidos, los obrajes con paludismo o tracoma, la coca de los braceros de la zafra, el bocio cuyano, el raquitismo del coya, los surcos sin agua, las jornadas denigrantes y agobiantes de la minería.

Perón movilizó la hacienda, la industria, los trabajos públicos, las obras viales y de regadío, el derecho obrero, la política agraria, el perfeccionamiento de la defensa nacional, el aumento de los politécnicos, la dignificación de la Universidad adaptando al estudiante a los ideales éticos argentinos, creando profesionales con patria y conciencia en las fábricas de títulos, antes que el golpe de 1955 vendiera por un mísero plato de lentejas la conducción de las casa de estudio a los maniobreros de la Reforma y las consignas de 1917, tal como en su momento denunció Saúl Taborda. El tiempo perdido en chamuyo se recuperó con el trabajo silencioso y productivo.

En la ciudad del “no te metás” surgió el varón “que se metió”. Encontró al país importando hasta las alfileres que usaban las modistas – y con las cuales elaboró todo sus sistema económico Adam Smith – y lo dejó en 1955 fabricando usinas, aviones, automóviles y locomotoras. En una década se montó toda una industria liviana y se echaron los cimientos de la gran siderurgia con los altos hornos de San Nicolás, el hierro de Sierra Grande y el carbón de Río Turbio, en tanto se realizaba una revolución social y se poblaba de viviendas y escuelas todo el país.

“Laborare est orare”, fue también su divisa. Trabajar es rezar. Y rezamos. Quiero por tanto elevar esta oración hasta los cielos de la gloria y velar su sueño de héroe que acunan, desde el 17 de octubre de 1945, los fundadores y constructores de la nación, San Martín y Rosas, los patriotas de Mayo, los protagonistas de la Vuelta de Obligado y la gesta de Malvinas y la “Ida” y la “Vuelta” de Martín Fierro.

(*) Académico de número, historiador, escritor, ensayista,…y fundamentalmente Peronista

Share Button